Texto 2: Biografía. Preparación para la canonización del hermano Carlos

Destacado

GRANDES DATOS BIOGRÁFICOS DE CARLOS DE FOUCAULD

Ab. Nabons-Wendé Honoré SAVADOGO, Burkina Faso

Un huérfano rodeado de afecto

El vizconde Charles-Eugène de Foucauld de Pontbriand nació en Estrasburgo el 15 de septiembre de 1858 de François Édouard, inspector adjunto de aguas y bosques, y Elisabeth Marie Beaudet de Morlet. Tenía solo una hermana pequeña, Marie, nacida el 13 de agosto de 1861.

La infancia de Carlos estuvo marcada por el duelo. En 1864, a los 6 años, perdió a su madre por un aborto espontáneo el 13 de marzo, a su padre el 9 de agosto y a su abuela paterna en octubre. Carlos y su hermana fueron luego educados por su abuelo, el coronel de Morlet, quien rodeó su infancia de cálido afecto. Su infancia también estuvo marcada por el cariño de la familia de su tía paterna, los Moitessiers. Carlos forjó especialmente una sólida y profunda amistad con su prima Marie Moitessier, quien tendría un papel decisivo en su crecimiento humano y espiritual. Su abuelo le aseguró una buena educación cristiana; hizo su primera comunión y su confirmación el 27 de abril de 1872.

La fe perdida y encontrada

Admitido en el Lycée de Nancy en 1872 y en la Escuela Militar de Saint-Cyr en 1976, Charles perdió la fe durante una docena de años. Esta etapa de su vida estuvo marcada por excesos y desviaciones en el comportamiento. La muerte de su abuelo, el 3 de febrero de 1878, agravó su situación. Carlos luego se hundió en la pereza, la indolencia, el aburrimiento, la indisciplina, la mediocridad, las celebraciones frenéticas, los gastos financieros locos. Incluso se encariñó con una mujer, Marie C, y la convirtió en su amante.

Carlos, un militar poco disciplinado pero valiente, estaba aburrido y finalmente dejó el ejército en 1882 para dedicarse a explorar Marruecos. La brillantez del éxito le devolvió la estima y la admiración de su familia y de la sociedad. Desde ese momento está muy interesado en una búsqueda moral y religiosa. El cariño y la fe de su entorno familiar lo apoyan en su búsqueda religiosa cada vez más intensa: “Dios mío, si existes, ¡déjame conocerte!” “. Se reunió con el padre Huvélin en la iglesia Saint-Augustin de París para hablar de religión, pero este último lo invitó a tomar la comunión y confesarse. Carlos de Foucauld se convirtió así a finales de octubre y su relación con Dios se irá llenando de amor, ternura y abandono total a Dios.

Trapense e inflexible imitador de Jesús de Nazaret

En 1890, apenas tres años después de su conversión, se unió a los trapenses en Notre-Dame des Neiges y luego en Notre-Dame du Sacré-Cœur en Akbès (Siria). Pero muy insatisfecho por no poder encontrar la extrema pobreza de Jesús en Nazaret y ansioso por fundar una congregación para vivir plenamente este ideal, dejó la vida de los trapenses en enero de 1897. Bajo la dirección informada de su director espiritual, el padre Henri Huvelin, se fue a Tierra Santa y se hizo sirviente de las Clarisas de Nazaret para imitar la vida oculta del pobre Jesús, despojado de todo y sentado en el último lugar.

El descubrimiento de su vocación sacerdotal y misionera

Durante casi tres años, Carlos de Foucauld vivió diariamente muchas horas de adoración eucarística, meditación del Santo Evangelio y lecturas teológicas. Entonces se producen cambios muy importantes en la percepción de su vocación y del sacramento de la Eucaristía. Percibe que, sobre todo, nada glorifica tanto a Dios aquí abajo como la presencia y la ofrenda de la Sagrada Eucaristía. También está convencido de que nunca un hombre imita a Jesús más perfectamente que cuando ofrece el sacrificio o administra los sacramentos. Carlos regresa a Notre-Dame des Neiges para prepararse para el sacerdocio. Los retiros de ordenación diaconal y sacerdotal le inculcan la convicción de que la Eucaristía es un banquete para los más pobres. Requiere vivir una fraternidad universal con todos los hombres, en particular con los más alejados. A partir de ahora, por su vocación de imitar a Jesús en Nazaret, ya no se va a vivir en Tierra Santa, sino en medio de las ovejas más descuidadas, las de Marruecos.

La preparación evangélica del Sáhara a través de la amistad y la bondad

Ordenado sacerdote diocesano el 9 de junio de 1901 en el seminario mayor de Viviers, quiso ir a Marruecos y para ello se instaló en Beni-Abbès, cruce de caminos en la frontera entre Argelia y Marruecos. El hermano Carlos vivió en el Sáhara una evangelización del desbroce a través de la amistad y la bondad. En Beni-Abbès, comenzó por llevar una vida intensamente contemplativa con gran disponibilidad fraterna hacia todos los que se presentaban en su Fraternidad: las caravanas, los soldados y oficiales, los simples viajeros, los esclavos y especialmente los más pobres y más indigentes.

Para comenzar la evangelización de los tuaregs se dedicó a giras pastorales al ritmo de las misiones militares. Quería así ganarse la confianza de las poblaciones y entablar amistad con ellas. Luego se instaló entre los tuareg en Tamanrasset en mayo de 1905 desde donde realizó giras pastorales. Se incorporó a su pensamiento aprendiendo su idioma y cultura y tradujo el Santo Evangelio y algunos pasajes del Antiguo Testamento al tuareg. Carlos también llevó a cabo una importante labor lingüística que incluyó la realización de una gramática elemental y dos léxicos tuareg-francés, francés-tuareg. A pesar de muchas dificultades, Carlos no renunció a su presencia entre los tuareg, que resumió en estos términos:

Es ante todo poner en medio de ellos a Jesús, Jesús en el Santísimo Sacramento, Jesús que desciende todos los días en el Santo Sacrificio; es también poner en medio de ellos una oración, la oración de la Iglesia, por miserable que sea el que la ofrece … es entonces, para mostrar a estos ignorantes, que los cristianos no son lo que son. Supongamos que creemos, amamos, esperamos; es finalmente poner las almas en la confianza, en la amistad, hacerlas de casa, hacer amigos si es posible; para que después de este primer desbroce, otros puedan hacer más el bien a estos pobres. LAC, 3-4-1906 – citado en J.-F. SIX, Itinéraire spirituel de Charles de Foucauld, Seuil, Paris 1958, 320.

Fue entre los tuareg donde Carlos de Foucauld murió el viernes 1 de diciembre de 1916, asesinado por senousitas que habían venido a saquear su residencia y tomarlo como rehén. Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI el 13 de noviembre de 2005 y canonizado por el Papa Francisco el… 2021.

ACTUALIDAD DE LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL DE CARLOS DE FOUCAULD

Una multitud de seguidores

Después de 15 años de ministerio pastoral en el Sahara, Carlos de Foucauld apenas consiguió conversos. Su ardiente deseo de fundar una congregación religiosa para vivir la perfecta imitación de Jesús de Nazaret no tuvo éxito. A pesar de este aparente fracaso, la vida y la muerte del hermano Carlos fueron fructíferas para el Señor. Es así como muchos discípulos de Cristo se inspiran en su experiencia espiritual fundada en la Eucaristía celebrada, adorada y vivida, en la fraternidad universal, en la escucha diaria y la meditación del Evangelio, en el total abandono, y confiando en la voluntad del Padre, en el ardiente deseo de llevar a Cristo a los más pobres y alejados.

La transformación por la Eucaristía

La experiencia espiritual de Carlos de Foucauld es como una luz que el Señor ofrece hoy a su Iglesia para iluminar su progreso. La intensa devoción eucarística que nos comunica es un medio eficaz para vivir nuestras celebraciones y adoraciones eucarísticas en la frescura de la reforma conciliar del Vaticano II. En la escuela del hermano Carlos no se puede participar en la Eucaristía sin vivir una profunda comunión con Cristo que nos abre a todos los hombres, en particular a los más pobres y alejados. Su modelo de adoración eucarística nos invita a escuchar la Palabra de Dios para transformarnos imitando las virtudes de Jesús.

Un modelo de evangelización en una situación de secularismo y de integrismo religioso

La actualidad del hermano Carlos también se expresa en su modelo de evangelización. En medio de un mundo fuertemente musulmán donde no podía invitar abiertamente a creer en Jesús, Carlos de Foucauld quiso proclamar a su Maestro viviendo la bondad y la amistad con todos los que conocía. ¿No es esta presencia fraterna, amigable y amorosa la que necesitamos para dar testimonio de Jesús en nuestro mundo cada vez más secularizado?

El hermano Carlos vio a sus hermanos musulmanes radicalizarse: “Es la islamización del Hoggar, […]… Es un hecho muy serio […] en unos años, si la influencia musulmana tuatiana toma el control, será una hostilidad profunda y duradera… ”, Charles de Foucauld, Correspondances sahariennes, Cerf, Paris 1998, 541. . La actitud del hermano Carlos hacia el fundamentalismo religioso, tan prevalente hoy en día, es más relevante e inspiradora para nosotros que nunca. Ya sea que estemos en diálogo o en amistad con los musulmanes, seamos víctimas del fundamentalismo, necesitamos amistad, diálogo, conocimiento lúcido del otro para “comprenderlo”, amabilidad y ternura para promover la unión de los corazones.

Santo patrón de las periferias y de la fraternidad universal

El Magisterio del papa Francisco nos invita a ir a las periferias existenciales de los hombres para hacer de todas las personas, especialmente las más distantes y excluidas, nuestras hermanas y hermanos. Podemos encontrar en el hermano Carlos el especialista, el santo patrón de las “periferias” y de la fraternidad universal. Esto es lo que vivió y enseñó: “Debemos amar a todos los hombres por igual, ricos y pobres, felices e infelices, sanos y enfermos, buenos y malos, porque todos son miembros del Cuerpo Místico de Jesús (materia próxima o alejada), y por tanto miembros de Jesús, una porción de él, es decir, infinitamente venerable, amable y sagrado ”, C. De Foucauld, Aux plus petits de mes frères, 51-52.

Un amigo celestial que acompaña e interroga

Carlos de Foucauld es sobre todo relevante hoy porque su presencia ante Dios, en la inmensa multitud de santos, es la realización de la fraternidad universal que tanto ha buscado. Su participación en la gloria e intercesión de Cristo lo hace tan presente para nosotros diariamente y activo en nuestra vida y en la de la Iglesia. Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿qué frutos ha dado en mi vida la amistad con el hermano Carlos? ¿Hay aspectos de mi vida que el hermano Charles me llama a cambiar?

¡San Carlos, ruega por nosotros!

San Carlos de Foucauld, ruega por nosotros, ayúdanos a abandonarnos completamente al Padre, “sin medida, con infinita confianza”, porque él es nuestro Padre y tú eres nuestro amigo. San Carlos de Foucauld, ¡ruega por nosotros!

PDF: Text 2, ESP, Biografía

Noticias y Comunicaciones Horeb 283

PREPARANDONOS PARA LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS

TEMA 1: LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS Y NUESTRA OPCION POR LOS POBRES

Fernando Tapia Miranda, pbro.
Equipo Internacional

“La pandemia ha dejado al descubierto la difícil situación de los pobres y la gran desigualdad que reina en el mundo”, decía el Papa Francisco el pasado 19 de agosto1 .Y agregaba más adelante: “el virus, si bien no hace excepciones entre las personas, ha encontrado, en su camino devastador, grandes desigualdades y discriminación. ¡Y las ha incrementado!”.

Es decir, lo pobres hoy están sufriendo más que antes por la falta de atención sanitaria, el desempleo y el hambre.

Leer el documento completo en PDF: BNC 283

Boletín Horeb Ekumene, diciembre 2020

En este número:

03 Carlos de Foucauld, profeta entre los Tuareg – Por José Luis Vázquez Borau
09 Padre Carlos de Foucauld – Por Guy Musy
18 Carlos de Foucauld, un “marabout” en el Sahara. – Por Henri Tincq
23 El desierto y el hermano Carlos de Foucauld. – Por Anónimo
27 En el desierto de Hoggar, tras las huellas de Carlos de Foucauld – Por Céline Faure
30 Reflexiones junto al hermano Carlos. – Por Álvaro Ricas Peces
32 El otro Foucauld. Letanías a Carlos de Jesús, El Hermano Universal. – Por Emili M. Boïls

Leer el boletín completo en PDF: Horeb Ekumene diciembre 2020

Text 1, Heiligsprechung, span., LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS Y NUESTRA OPCION POR LOS POBRES

Destacado

FRATERNIDAD SACERDOTAL IESUS CARITAS
PREPARANDONOS PARA LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS

TEMA 1: LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS Y NUESTRA OPCIÓN POR LOS POBRES

Fernando Tapia Miranda, pbro.
Equipo Internacional

“La pandemia ha dejado al descubierto la difícil situación de los pobres y la gran desigualdad que reina en el mundo”, decía el Papa Francisco el pasado 19 de agosto. Y agregaba más adelante: “el virus, si bien no hace excepciones entre las personas, ha encontrado, en su camino devastador, grandes desigualdades y discriminación. ¡Y las ha incrementado!”.

Es decir, lo pobres hoy están sufriendo más que antes por la falta de atención sanitaria, el desempleo y el hambre.

El Santo Padre reconoce que la respuesta a la pandemia debe ser doble. Por un lado, “es indispensable encontrar la cura para un virus pequeño pero terrible, que pone de rodillas a todo el mundo.” Por el otro, continua el Papa, “tenemos que curar un gran virus, el de la injusticia social, de la desigualdad de oportunidades, de la marginación y de la falta de protección de los más débiles”.

Esta situación nos impulsa a reafirmar nuestra opción evangélica por los pobres. Dice Francisco en su catequesis: “La fe, la esperanza y el amor necesariamente nos empujan hacia esta preferencia por los más necesitados, que va más allá de la pura necesaria asistencia. Implica de hecho el caminar juntos, el dejarse evangelizar por ellos, que conocen bien al Cristo sufriente, el dejarse “contagiar” por su experiencia de la salvación, de su sabiduría y creatividad. Compartir con los pobres significa enriquecerse mutuamente. Y, si hay estructuras sociales enfermas que les impiden soñar por el futuro, tenemos que trabajar juntos para sanarlas, para cambiarlas.” (¿Quién no reconocería en estas palabras el modo de evangelizar del Hno. Carlos?)

Afirma el Santo Padre que “la pandemia es una crisis y de una crisis no salimos igual: o salimos mejor o salimos peor. Deberíamos salir mejor, para mejorar la injusticia social y la degradación del medio ambiente”.

La canonización del Hermano Carlos ocurre en este contexto y no es casualidad. A través de este acontecimiento de gracia, Dios quiere poner a la vista de todos, un hombre, un creyente, un pastor, un misionero que se entregó en cuerpo y alma a los más pobres y abandonados de su tiempo: los tuaregs. Se hizo uno de ellos, caminó con ellos, se dejó evangelizar por ellos. Hoy la santidad pasa por la opción preferencial por los pobres.

Si queremos prepararnos y celebrar lo mejor posible la canonización del Hermano Carlos, no es para glorificar al Hermano Carlos sino para fortalecer en toda la Iglesia el amor activo y proactivo por los últimos, hoy más necesario que nunca. Dice el Papa en la Evangelii Gaudium: “La belleza misma del Evangelio no siempre puede ser adecuadamente manifestada por nosotros, pero hay un signo que no debe faltar jamás: la opción por los últimos, por aquéllos que la sociedad descarta y desecha” (EG n. 165).

Nosotros, la Familia Espiritual del Hermano Carlos hemos recibido como gracia su carisma que cobra en este contexto de pandemia una especial actualización y vigencia. No podemos ocultarlo, descuidarlo o dejarlo infecundo. “Reaviva el carisma de Dios que está en ti” decía San Pablo a Timoteo2 . Esta es la invitación que nuestro Hermano y Señor Jesús nos hace hoy para aportar en la gran renovación de la Iglesia que el Espíritu Santo está impulsando a través del Papa Francisco. Tenemos, pues, una gran responsabilidad. La canonización del Hermano Carlos es una oportunidad única para avanzar en esta dirección.

Para la reflexión y la oración personal y grupal
• ¿Veo la conexión entre nuestra opción por los pobres, la renovación de la Iglesia impulsada por el Papa Francisco y la canonización del Hermano Carlos?
• ¿Qué llamadas de conversión nos está haciendo el Señor a través de esta canonización?
• ¿Cómo puedo contribuir para que la canonización produzca todos los frutos que Dios espera de ella?

Santiago de Chile, 10 de septiembre de 2020.

PDF: Text 1, Heiligsprechung, span., LA CANONIZACION DEL HERMANO CARLOS Y NUESTRA OPCION POR LOS POBRES

Carlos de FOUCAULD y el lenguaje del desierto. Carlo OSSOLA

Carlo OSSOLA (avvenire.it)

Carlos de FOUCAULD en el deserto del Ahaggar

El reconocimiento oficial (27 de mayo de 2020) de un milagro – que tuvo lugar el 30 de noviembre de 2016, víspera del centenario del asesinato, el 1 de diciembre de 1916 – pronto conducirá a la canonización de Charles de Foucauld, tras la beatificación realizad el 13 de noviembre de 2005. Charles de Foucauld (Estrasburgo 1858 – Tamanrasset 1916) es como el último de los herederos de las “tres órdenes” de la sociedad del Antiguo Régimen: nobleza familiar, servicio en el ejército y luego en la Iglesia. De hecho, era un oficial de caballería en la famosa École de Saumur, enviado a Argelia, luego un explorador en Marruecos. De regreso a París se convirtió gracias al Abbé Huvelin (1886): buscando la soledad y la imitación de Cristo se convirtió en monje en una trappa en Siria en 1892, luego sacerdote en 1901; finalmente regresó a África, primero a Béni-Abbès, en la región de Orán, donde fundó una fraternidad, y desde 1905 a Tamanrasset, en el Hoggar, donde murió en 1916.

Consagró su vida a escuchar y servir al pueblo tuareg, cuyo lenguaje y poesía ilustró, con un impulso de fraternidad: escribiendo a Henry de Castries el 29 de noviembre de 1901, sólo se propone crear lugares de ermitas que son el Khaoua, “la fraternité”, desde «Khouïa Carlo est le frère universel. Priez Dieu pour que je sois vraiment le frère de toutes les âmes de ce pays ». De hecho, su obra principal, los cuatro volúmenes manuscritos del Dictionnaire touareg– français. Dialecte del Ahaggar (publicado póstumamente en una edición de fototipo en 1952 por la Imprimerie Nationale) no son sólo el registro de una memoria colectiva y la herencia lingüística de un pueblo y una civilización; son sobre todo el resultado de una escucha apasionada, de una visión luminosa, de una fidelidad incondicional al hombre.

La antología temática que ahora se publica por primera vez, Des pierres feuilletées. Anthologie thématique du Dictionnaire touareg-français. Dialecte de l’Ahaggar (Lambert-Lucas, pág. 288, 20,00 €) emprende el camino hacia los cielos, los desiertos, el pulso íntimo de la creación. Para el lector, no solo enriquece el lenguaje con matices y latidos, sino que ofrece a las cosas un nuevo rostro, que huele a una esencia íntima, invisible al ojo externo. Es necesario, por tanto, pasar por este Diccionario como uno de los himnos más intensos a la belleza de la creación, en la transparencia de una mirada que no se guía por el deseo sino por la aceptación de “todo lo que viene a encontrarse”, desde los rayos del sol hasta los reflejos del pelo de los caballos. : “Semekket: […]: brillar, ser brillante (el tema es el sol, la luna, una estrella, un destello, un fuego, una llama, un espejo, un vidrio, un metal pulido, un agua clara, un tela satinada, un objeto pintado, una superficie de tela brillante, cuero, la blancura del papel, el cabello o la piel de una persona, el cabello de un caballo, cualquier cosa que brille o brille, sea de color claro o incluso saturado) || por extensión: brillar con blancura (el tema es un paño muy blanco, un papel inmaculado, azúcar o sal, un caballo o un camello nevado, etc.) ”.

Este lento giro hacia lo esencial está animado por una sed de unión que a menudo despierta un impulso de compartir que va más allá del concepto descrito: “se dice, por ejemplo, […] de alguien que junta los dedos de la mano, o junta sus pies o rodillas, que junta su mano con la de otra persona; por extensión: “unir (por amistad, cariño, amor) de personas” || “Unir (por motivos de interés o de dinero) de la gente” || “Uníos (con lazos de parentesco) de la gente”, “pareja (uníos por generación)” || “Unir la noche con el día” (en un viaje, en un trabajo) ».
En el silencio del desierto, la palabra es pronunciación y eco, música perdida, espejismo del infinito, Ó’ouâl: «el aouâl:” guardar la palabra “a veces significa” mantenerse fiel a la palabra (ser fiel a la palabra, a la palabra fecha)”; “Tener una palabra, autoridad (en un país, entre la gente)”, “que la palabra se escuche con respeto, confianza, consideración (en un país, una tribu, un grupo de personas)” ”. Pero lo que más importa, y es más precioso, es la pequeñez, el remanente humilde que nadie ve: “tú siempre […] encoges || a veces se puede traducir como reducir (en tamaño) algo que ya existe o hacer más pequeño algo que aún no existe; mantener en la pequeña (llamada posición social) a alguien cuya posición social es modesta || semmeá ¸ ri, cuando se refiere a imân “alma” significa bajar el alma y puede tener tres significados: ” rebajarse a sí mismo (a los ojos de los demás, realizar acciones carentes de sabiduría); humillarse (en la autoestima, por la humildad interior, ser humilde interiormente); mostrarse humilde (en palabras y actitudes, por humildad exterior, ser humilde exteriormente) ».

Esta humildad ya no es solo un vocabulario, sino vida: «zegzen […] volverse completamente a (abandonarse por completo y con plena confianza y abandono a …; contar plenamente, recuperándose, en … (una persona, un animal, una cosa) || por extensión: “abandonarse [a Dios, a la voluntad divina, – bajo entendimientos]; entregarse [a Dios, a la voluntad divina]”. “En la parábola de Charles de Foucauld, esta adhesión a la palabra del otro era un silencio y vigilia ardiente, de espera y cumplimiento: “y de […] esperar en [Dios o una persona]; esperar [algo] de [Dios o una persona] || por extensión:” llegar de noche a [un lugar ]; llegar a [alguien] por la noche. “Se usa en este sentido cualquiera que sea el motivo por el cual uno llega de noche a algún lugar o con alguien, sea o no esperado || por extensión” suplica [preguntar cómo limosna] algo a [alguien]. “Se dice de los pobres que van a mendigar.” Todo lo que queda, con Charles de Foucauld, es pedir esta limosna, y esta sabiduría: “La condición del amor es el silencio” (Chants touaregs).

PDF: Carlos de FOUCAULD y el lenguaje del desierto es