Carta del equipo internacional, Asamblea de Asia, octubre de 2019

Destacado

FRATERNIDADES EN MISIÓN

“Al terminar la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos,
se llenaron de Espíritu Santo y anunciaban el mensaje de Dios con franqueza.
La multitud de los creyentes tenía una sola alma y un solo corazón” (Hechos, 4, 31-32ª).

Muy queridos hermanos:

Solidarios con los obispos reunidos para el Sínodo de la Amazonía, nosotros, sus hermanos del equipo internacional, lamentablemente sin Tony Llanes quien no pudo obtener su visa, hemos llegado a este hermoso y tranquilo lugar llamado Casa de retiros Sagrado Corazón de María de Mirinae, situado en un valle, rodeado de fecundas colinas llenas de árboles, en un colorido otoño. Nos hemos reunido con 14 hermanos de 4 países de Asia, en su Asamblea Continental, del 11 al 18 de octubre.

La belleza del lugar nos habla profundamente de nuestro anhelo de paz y descanso para aliviar nuestros cansados cuerpos cargados con el ruido y el peso de nuestro ministerio. Nuestra adoración diaria, la celebración de la Eucaristía, el compartir del Evangelio y el día de desierto, llegaron a ser cálidos encuentros con Jesús y con el otro. Durante nuestra estadía, disfrutamos de la comida coreana y de la hospitalidad de la joven y vibrante comunidad de las hermanas del Sagrado Corazón de María.

La Asamblea de Cebú ha confiado a nuestras fraternidades algunas llamadas y desafíos. Estas llamadas se escucharon en tres áreas de nuestra vida: nuestras sociedades, Iglesias y fraternidades. Tomando en cuenta estas llamadas y los resultados de nuestra contemplación y discernimiento de las realidades de nuestras fraternidades, nos gustaría invitarlos a ser hacedores de fraternidad. Sentimos que construir fraternidad y vivirla como un don de Dios, nos conducirá a vivir una misión de fraternidad con nuestros hermanos sacerdotes y en nuestras Iglesias y sociedades.

GRATITUD Y CUIDADO DE NUESTROS HERMANOS MAYORES

“Plantado en la casa del Señor, crecerá en los atrios de nuestro Dios.
Aún en la vejez dará fruto, estará lozano y frondoso” (Sal 92, 14-15)

Cuando en Cebú contemplamos la realidad de nuestras fraternidades, encontramos que los miembros de nuestras fraternidades en Occidente están disminuyendo y envejeciendo. Envejecer es un proceso de crecimiento, un regalo de Dios. Nuestros hermanos mayores son, por lo tanto, un precioso don para nuestras fraternidades. Ellos han envejecido en fraternidad con fidelidad, ellos son veteranos de fraternidad. Nos gustaría expresarles nuestra sincera y profunda gratitud por su presencia entre nosotros. Ustedes son los canales a través de los cuales Jesús nos ha traído a cada uno de nosotros a la hermosa fraternidad de IESUS CARITAS.

Cuando muchos de ustedes, como sacerdotes fidei donum, fueron alrededor del mundo a proclamar la Buena Nueva de Jesús en las huellas del Hermano Carlos, trajeron las fraternidades IESUS CARITAS a América, Asia y África. A pesar del peso de su edad, muchos de ustedes están todavía haciendo extraordinarios esfuerzos para asistir a los encuentros de fraternidad, lo que más pueden. Su fidelidad es un ejemplo a imitar para nosotros.

Queridos hermanos mayores, deseamos asegurarles que apreciamos altamente su presencia entre nosotros. Deseamos escucharlos y aprender de su sabiduría y de su experiencia de fraternidad. También contamos con sus fieles oraciones para que nosotros seamos capaces de vivir la fraternidad. Cuando sus energías están disminuyendo, nos unimos a ustedes en la Oración de Abandono del Hermano Carlos, pidiendo para ustedes la gracia de la total entrega al amor de Dios.

Pedimos a todos, poner más atención a nuestros hermanos mayores: visitándolos, manteniéndolos informados acerca de la vida de las fraternidades, celebrando sus cumpleaños y aniversarios de ordenación sacerdotal, compartiendo sus alegría y dolores, etc. Muchos de nosotros ya están haciéndolo bien en relación a esto y los animamos a continuar este esmerado servicio.

ENRIQUECIDOS CON EL ENTUSIASMO Y VITALIDAD DE LOS HERMANOS JÓVENES.

“Que nadie te desprecie por ser joven; procura ser modelo de los creyentes
en la palabra, la conducta, el amor, la fe, la pureza” (1 Tim, 4,12)

En varios países, principalmente en Asia y África, nuestras fraternidades están recibiendo nuevos miembros. Jóvenes sacerdotes se están uniendo a nosotros para caminar tras las huellas del Hermano Carlos. Su llegada llena nuestros corazones de felicidad y gratitud a Dios, ya que nuestras fraternidades son renovadas con su vitalidad juvenil y con su entusiasmo. Es un signo claro de que la experiencia espiritual del Hno. Carlos es todavía muy relevante y fascinante.

El regalo de miembros nuevos y jóvenes es una gran gracia, pero también un desafío. Primero que todo, necesitamos darles sinceramente la bienvenida y abrir nuestros corazones a sus profundas aspiraciones. También estamos invitados a permitir que nuestras fraternidades lleguen a ser lugares donde ellos puedan experimentar el apoyo fraterno de los hermanos mayores. Tenemos el delicado deber de preocuparnos por ellos y ayudarlos a vivir la a menudo difícil transición entre la vida protegida del Seminario Mayor y los grandes desafíos de los comienzos de la vida sacerdotal. Ellos necesitan encontrar serenos y bondadosos mentores entre nosotros.

La llegada de nuevos miembros a nuestras fraternidades es un regalo de Dios, pero también nuestro testimonio de vida y el deseo de atraer nuevos miembros importa. En Brasil, nuestros hermanos han organizado muchas actividades en orden a permitir que los seminaristas mayores descubran la belleza y la relevancia de la experiencia espiritual del Hermano Carlos. Tales iniciativas de compartir lo que vivimos y de invitar a nuevos miembros deberían ser promovidas en nuestras fraternidades.

Creemos que ellas son un precioso regalo de Dios que no podemos guardarlo para nosotros mismos. Nuestra convicción de que IESUS CARITAS puede ayudarnos a ser buenos sacerdotes diocesanos debe ser compartida. En las Iglesias donde están llegando sacerdotes de diferentes partes del mundo para ofrecer un servicio pastoral o por estudios, nuestras fraternidades están invitadas a mostrarles una especial hospitalidad. Entre ellos, los sacerdotes que pertenecen a IESUS CARITAS necesitan ser integrados a nuestras fraternidades. No perdamos esta oportunidad de vivir la fraternidad universal con nuestros hermanos sacerdotes. Los invitamos, hermanos, a ser los primeros en tenderles la mano y ofrecerles nuestro amor fraterno.

“JAMAIS ARRIERE”, NUNCA HACIA ATRÁS, SINO FIDELIDAD Y PERSEVERANCIA

“Yo conozco tus obras, tu amor y tu fe, tu espíritu de servicio y tu paciencia,
tus obras recientes, mejores que las precedentes” (Ap 2,19)

La Asamblea de Cebú ha revelado que en muchas de nuestras fraternidades hay una falta de fidelidad a los principales medios de nuestro crecimiento espiritual. No podemos subrayar suficientemente la importancia y necesidad de la adoración eucarística diaria, el día de desierto mensual, la revisión de vida, nuestros encuentros mensuales y el compartir el Evangelio, para nuestro crecimiento espiritual. Quisiéramos agradecer y felicitar a todos los hermanos y fraternidades que son muy fieles a estos importantes medios de crecimiento espiritual. Queridos hermanos, los animamos a mantener esta fidelidad que es una bendición para todos nosotros.

A los hermanos que están luchando por ser fieles a estos medios, los urgimos a no abandonar lo poco que están haciendo. El lema de la familia del hermano Carlos fue “Jamais arriere”, “nunca hacia atrás”. El dice que cuando salimos en busca de algo, nunca debemos regresar sin hacerlo. Con su espíritu y su ejemplo de determinación, podemos llegar un día a la completa fidelidad. ¡Por lo tanto, que ninguno abandone lo que ya está haciendo!

Debido a las grandes distancias, aislamiento y falta de medios económicos, muchos hermanos no pueden participar regularmente en los encuentros de fraternidad. Como es difícil usar los medios de crecimiento espiritual sin una participación regular en los encuentros de fraternidad, los animamos, queridos hermanos, a ser más creativos acerca de esta situación. En los lugares en que no es posible reunirse con sacerdotes, construir fraternidad con otros miembros de la familia espiritual del Hno. Carlos, no es solo una fecunda alternativa sino una preciosa oportunidad

LA FRATERNIDAD NOS IMPULSA A LA MISIÓN

“El Señor designó otros setenta y dos y los envío delante de Él, de dos en dos,
a todos los lugares y pueblos adonde pensaba ir” (Lc 10,1).

Como sacerdotes diocesanos misioneros tras las huellas de Carlos de Foucauld, una especificidad de nuestra misión es construir fraternidad, ser expertos en amor fraternal, llegar a ser hermanos universales. Usar los medios espirituales disponibles en nuestras fraternidades para alimentar nuestro crecimiento espiritual, es también característico de nuestro ser misioneros. Preocuparnos de nuestra vida espiritual y crecer en santidad es por lo tanto necesario para la fecundidad de nuestros empeños misioneros.

Como hemos reflexionado amplia y profundamente acerca de la misión durante nuestra Asamblea de Cebú, ahora deseamos animarlos en sus respectivos compromisos misioneros. Los invitamos a que en sus encuentros y asambleas identifiquen las muchas actividades misioneras en las que ustedes ya están comprometidos. Compartir y reflexionar sobre sus prácticas misioneras, escuchar sus experiencias de misión y aprender de las historias del otro, ciertamente los enriquecerán y encenderán de nuevo su entusiasmo misionero.

GRATITUD

Nuestra gratitud se dirige a Philip y a los hermanos coreanos por su cálida hospitalidad, a Arthur Charles por el don del servicio a los hermanos de Asia durante los pasados seis años y a la comunidad de hermanas por su alegría contagiosa al preocuparse de nuestras necesidades. También estamos agradecidos a los Hermanitos y Hermanitas y a los miembros de la fraternidad laica, por su visita y los regalos que ellos habían preparado para nosotros.

Casa de retiros del Sagrado Corazón de María de Merinae, Gongju, 18 de octubre de 2019.

Eric LOZADA, Fernando TAPIA MIRANDA, Mathias KEIL, and Honoré SAVADOGO
Sus hermanos del Equipo Internacional.

PDF: Carta del Equipo Internacional oct 2019

Lo que aprendo de mis vecinos. Marc HAYET

En Lille, en el norte de Francia, hay dos fraternidades en barrios populares. Marc, que vive en Lille-Sud, con Regis y Filip, habla sobre sus compromisos y todo lo que recibe en las reuniones en el día a día.

Los documentos de preparación del Capítulo nos invitan a hacer balance de nuestros lugares de vida, las situaciones que nos son cercanas, la forma en que nuestros compromisos y nuestra presencia nos hacen vivir. Los recibo como una invitación para dar noticias: no hemos escrito mucho desde Lille-Sud.

Con Régis, llegamos al distrito de Lille-Sud en enero de 1983: ¡treinta y seis años ya! Tuve una larga ausencia de más de quince años, pero sin cortar lazos con vecinos y amigos, y ahora han pasado casi diez años desde que regresé. Baste decir que se crearon muchos vínculos con el vecindario, con algunas familias en particular que nos recibieron “como familia” (permítanme escribirlo así porque oí que lo decían entre sí …) Compartimos la vida con sus grandes dificultades y alegrías, con sus miserias y sus limitaciones y con los pocos éxitos. Les echo una mano con los documentos administrativos: Dios sabe cuántos tenemos que llenar y Dios sabe lo complicados que son a veces, además, la informatización de muchos de ellos cuando muchos de nuestros amigos no tienen acceso a esas técnicas …

Pero tengo la impresión de que lo que ante todo más necesita la gente no es ese tipo de servicio, sino atención y amistad. Todos esperan un poco de escucha, consideración sin juicio; sentirse amado y respetado incondicionalmente. A veces es exigente y tendrías que estar disponible las 24 horas del día, pero ya es mucho sentir que la confianza crece. Y lo que me toca aún más es el fruto de esta confianza y especialmente la actitud de veracidad. Al decir eso, pienso, por ejemplo, en uno de nuestros jóvenes amigos: “lo vimos nacer” hace 34 años, era hijo de nuestros vecinos de al lado. Hace dos años, fue acompañado, apoyado y visitado cuando realizó una desintoxicación alcohólica. Unos meses después, lo encuentro en la calle con otros dos amigos. Hablamos juntos por un momento, luego les dice a los demás: “¡Seguid adelante! Yo me quedo, tengo que hablar con Marc”. Y, al quedarnos solos, me dice: “Sabes, comencé a beber de nuevo …” Me conmovió mucho este deseo de ser sincero, este coraje de aparecer frente al otro tal como soy, sin ocultar mis límites. Expresó como una especie de miedo: ¡que el otro no vaya más allá para juzgarme mejor de lo que soy! (exactamente lo contrario del miedo habitual …). No quería que supiera sobre su recaída por otros, pero sabía que, si me lo confiaba, no rompería la amistad o la confianza y me quedaría a su lado. Y él me dio una sagrada lección: ¿dónde está mi confianza en lo que a mí respecta? Yo que no deseo que otros descubran mis límites y mis defectos y que hago todo lo posible para ocultarlos …

Somos afortunados de estar en una iglesia local que ha estado muy marcada por la misión de los trabajadores. Tenemos vínculos, especialmente hermanos de la otra fraternidad, con varios grupos y comunidades cristianas cuyos miembros, muy comprometidos, son realmente personas de nuestros barrios populares: también tienen el estilo, el idioma y las riquezas. Pero en un contexto marcado por una fuerte “descristianización” y por una gran presencia de creyentes musulmanes, es una iglesia muy minoritaria y muy pequeña. De ahí la dificultad de asumir una serie de servicios vitales y la necesidad de apelar a toda “buena voluntad”. Es en este contexto donde hace unos años se nos pidió, debido a nuestro “conocimiento del medio”, para participar en el acompañamiento de catecúmenos: hablamos sobre ello entre nosotros y acepté ser parte de un equipo. Una vez al mes, con Myriam, una madre, encontramos dos o tres adultos preparándose para el bautismo. Es un viaje que dura unos dos años. No sabía nada sobre este tipo de acompañamiento y tuve la oportunidad de seguir una capacitación brindada por el servicio de catecumenado. Las personas que hemos estado preparando hasta ahora eran en su mayoría mujeres, entre las edades de 20 y 50 años, a menudo con una historia personal difícil. Siempre me sorprende la frescura de su descubrimiento y el tipo de “sed” y la expectativa viva que les impulsa.

Se utilizan fichas de trabajo tituladas “Encuentros con Jesucristo”, construidas alrededor de pasajes del Evangelio donde las personas se encuentran con Jesús; y descubrimos juntos el “estilo” de Jesús, su forma de ser y actuar y el rostro de Dios que nos propone; también es una forma de descubrir que ser cristiano, no consiste primeramente en “tragarse” un cuerpo de doctrina, es sobre todo conocer a alguien vivo, aceptar ser empujado y cambiar por este encuentro.

Lo que quizás más me ha sorprendido a lo largo de los años es poder palpar cómo, para muchos, la cuestión del perdón es fundamental. Recuerdo a esa joven que nos dijo, después de abordar este tema: “Creo que mi viaje hacia el bautismo, durante los meses restantes, debe ser un camino de perdón, de dar y recibir; ¡Va a ser difícil pero no lo puedo dejar de lado! ”

Y recuerdo a una camerunesa recién bautizada, improvisando en la iglesia un baile entusiasta, al final de la vigilia pascual, para expresar su alegría con todas las fibras de su ser, llevando consigo a su familia y sus amigos y seguidamente una gran parte de la asistencia.

En la parroquia, también acepté otro servicio, el del “periódico parroquial”, gran palabra para una revista de 16 páginas que aparece tres veces al año. Es un periódico gratuito, distribuido por un batallón de voluntarios en más de 6.500 buzones en el vecindario. En la carta, hay una frase que me gusta (y que cito en todas las reuniones de trabajo del “equipo editorial”): “Queremos un periódico que ofrezca a los habitantes de Lille-Sud una mirada cristiana al mundo (y no exclusivamente una mirada al mundo cristiano). “Y la carta explica cómo hacerlo: hablando de la riqueza del vecindario (el trabajo de asociaciones, solidaridad, proyectos comunes, “vida en común”, etc.) a través de entrevistas, para hacer que los que no hablan, a menudo hablen, intentando hacer descubrir que la vida no es “banal” sino llena de significado. pero creo que puedo decir, modestamente, que lo logramos bastante bien. Para mí de todos modos, incluso si me ocupa muchas semanas antes de cada lanzamiento, es sobre todo una posibilidad real de encuentros.

Nuestro vecindario tiene mala fama, pero es un vecindario lleno de vida donde el tejido asociativo es muy denso. Todo tipo de asociaciones: clubes deportivos, por supuesto, apoyo escolar, promoción de mujeres y cosas inesperadas pero igualmente grandiosas como La corbata solidaria, una asociación que ayuda a las personas a prepararse para entrevistas de trabajo: simulación de entrevistas y consejos, elección de ropa gratuita (proporcionada por las tiendas) para estar digna y bien presentada, identificación con foto para el curriculum vitae, todo está allí, incluido un seguimiento de las personas con las que los voluntarios se mantienen en contacto unos meses después.

Gracias al periódico, tuve la oportunidad de conocer a gente muy comprometida con la vida del vecindario. ¡Qué riqueza! Con algunos, tenemos la oportunidad de reencontrarnos en fiestas o reuniones vecinales, y siempre es una alegría. Pienso, entre otros, en un animador de barrio que entrevisté sobre dos películas notables que había hecho. Nos gusta reunirnos nuevamente, y el diálogo continúa, como lo demuestra este texto que me envió deseándome un feliz año nuevo: “Los tiempos siempre han sido difíciles en este mundo, pero, en nuestro tiempo, nos faltan personas de recursos que usen palabras reales con significado detrás … ” Eso es lo que él trata de vivir en sus actividades con los jóvenes.

Me gustaría terminar hablándoos de otro lugar donde estoy con Régis. Es un colectivo llamado “Memoria-Fraternidad” (Memoria a los muertos-Fraternidad a los vivos). En este grupo, hay asociaciones, todas al servicio de personas en gran precariedad. Y luego hay un grupo, del cual formamos parte, que asegura una presencia fraterna en los entierros de personas sin recursos.

En Francia, la ley obliga a los ayuntamientos a hacerse cargo de los funerales de aquellos que han muerto en su territorio y que no tienen, ellos o sus parientes cercanos, recursos suficientes para garantizar su entierro. Anteriormente, en Lille, estos funerales se realizaban a toda velocidad, en la mañana temprano, en su mayoría no acompañados y las personas eran enterradas en lo que se llamó “la parcela de los indigentes”. Hace casi 25 años, un grupo de personas decidió crear este colectivo, con esta simple reacción de humanidad: “No enterramos a un ser humano como un perro”. Se han cerrado acuerdos con el ayuntamiento y los servicios funerarios, de modo que cada vez que se toma a una persona a cargo de este programa, se nos advierte; y un pequeño grupo, aquellos que pueden liberarse, asegura una presencia y una pequeña celebración de despedida para el que se va. Incluso si la mayoría de los participantes son cristianos (católicos y protestantes), la celebración es una celebración “secular” de la “fraternidad republicana” a menos que los familiares de los fallecidos hayan pedido una oración. Los ex miembros del colectivo han notado una evolución: antes había muchas personas aisladas, a veces viviendo en las calles, ahora hay cada vez más personas conectadas a su familia o insertadas en su vecindario, pero sin recursos.
En los últimos años, ha habido unos 40 funerales cada año cubiertos por este programa.

Formo parte del pequeño equipo que asegura la celebración cerca de la tumba: se trata de hacer un pequeño “discurso” dando algunos detalles de la vida de la persona que se entierra (si se se ha podido tener contacto con servicios familiares o sociales cercanos a ella) y recordando el significado del enfoque. Luego hay un minuto de silencio, se lee un poema, y ​​cada uno de los participantes se inclina ante la tumba colocando algunas flores. A menudo cito el Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos … deben actuar unos con otros en un espíritu de fraternidad “.

Admito que siempre estoy muy conmovido cuando acompañamos a alguien absolutamente solo: ¿cómo es posible que alguien muera y que no haya nadie que le eche en falta? A veces hemos acompañado a personas de quienes solo sabíamos si se trataba de un hombre o de una mujer: sin documentos de identidad y nadie para comunicar el deceso. ¡Realmente solo (o sola) en el mundo! … Creo que cada miembro de nuestro grupo ha anclado fuertemente en su interior la certeza de que es un deber estar allí para dar testimonio simplemente de nuestra humanidad y fraternidad comunes. Y admiro a este viejo caballero de 92 años, que viene de otra área de Lille, que camina con dos bastones y anduvo el último kilómetro, simplemente para hacer este gesto de hermandad.

Hay que decir que a veces también hay cosas hermosas: recuerdo el entierro de un hombre que vivía en un refugio para personas que viven en la calle. En el funeral de este hombre, había animadores de ese hogar y un buen amigo del difunto. En el momento de inclinarse ante la tumba, este amigo habló: “¿Por qué me dejaste? Debería haberme ido yo. Ahora no tengo ni un céntimo, pero espera que cobre mi RSA (subsidio mínimo de solidaridad, pagado por el Estado a las personas que no tienen ingresos o ingresos muy bajos) vendré aquí con una buena cerveza y la beberé a tu salud”. Podemos sonreír, pero había puesto en este mensaje, con sus propias palabras, todo su corazón y toda su amistad para con su amigo. Teníamos ganas de aplaudir.

Escribí un día para el periódico parroquial un artículo titulado, “¿Sabes qué? ¡Creo que Dios vive en nuestro vecindario! “. Solo quería compartir hoy algunos lugares donde se alimenta esta convicción. Y no paro de dar gracias a quienes me hacen descubrir esta presencia …

¡Hasta la próxima!

Marc

PDF: Lo que aprendo de mis vecinos. Marc HAYET

Horeb Ekumene noviembre 2019

En éste número:

  • 04 Hermano Charles-André Poissonnier, el hombre de las manos de la luz. Por Laurent Touchagues.
  • 07 Franciscanos entre los nómadas. Por Laura Fracasso.
  • 11 La gestación subrogada o el mercado de la procreación Por Mª Teresa Compte Grau.
  • 17 Señor: haz que la senda de la vida la recorramos con amor y, a cada paso del camino, levantemos el corazón. Por Anónimo.
  • 19 La opción misionera renovará la Iglesia. Por J.L. Vázquez Borau.
  • 22 TEXTOS DE CARLOS DE FOUCAULD
  • 26 DESDE LA ERMITA. Por Emili Boïls.

PDF: Horeb Ekumene noviembre 2019

La profecía de Carlos de FOUCAULD. Antonio LÓPEZ BAEZA

“Volvamos al Evangelio, de lo contrario Cristo no estará con nosotros”

Carlos de FOUCAULD

El futuro de la Iglesia es el Desierto:

¿Cómo, si no, podrá señalar al mundo de hoy el camino que conduce, de las esclavitudes y dependencias que lo aquejan, a la gozosa libertad de los hijos de Dios?

El futuro de la Iglesia es Nazaret:

De su encarnación en las necesidades y en las luchas de los pobres y marginados de cada sociedad, depende la fuerza profética (es decir, convincente) de su palabra en el mundo.

El futuro de la Iglesia es la Fraternidad Universal:

Dentro de ella nadie se puede sentir excluido ni marginado; todos en abrazo, por encima de ritos y creencias, más allá de las diversas maneras de concebir la existencia humana y de buscar la felicidad.

El futuro de la Iglesia es Jesús, Modelo Único:

El que ha venido no a ser servido sino a servir, camino de Plena Humanidad en su ser manso y humilde de corazón; revelador con su Vida y con su Muerte del Rostro de un Dios, Padre y Madre, locamente enamorado de toda criatura humana.

El futuro de la Iglesia es Gritar el Evangelio con la Vida:

Vida que contagia el gozo de sentirse ya salvada por Dios. Vida que encuentra todo su sentido en el silencio del servicio más desinteresado. Vida ofrecida en Acción de Gracias y en Comunión a todos los sedientos de Vida.

El futuro de la Iglesia es el Último Lugar:

Porque sabe, con sabiduría del Espíritu, que los príncipes y poderosos de este mundo siempre oprimen; y sabe, que los primeros puestos en el Banquete del Reino están reservados a cuantos se aceptaron, sin dejar de hacer cuanto tenían que hacer, siervos inútiles y sin provecho.

El futuro de la Iglesia es el Absoluto de Dios:

Conviene que Él crezca y Ella disminuya. Porque sólo Dios salva -¡y Dios sólo salva!-, único capaz de sacar hijos de Abraham de las piedras, y único también en satisfacer las más profundas aspiraciones del corazón humano.

El futuro de la Iglesia es la Adoración al Eterno:

El Dios Más Grande que todas las instituciones e ideas que alaban y defienden su Nombre. Ante Quien no cabe más que el silencio del alma enamorada, rendida ante el asombro de tan inmenso Amor.

El futuro de la Iglesia es el Abandono en Dios:

Nada busca para sí misma en forma de honores ni privilegios; acepta la incomprensión, la persecución y el fracaso que le pudieran venir por mantenerse fiel al Evangelio, siguiendo a su Maestro con la Cruz; y trabaja en la más tranquila gratuidad, sabiendo que su Misión en el mundo no depende de la eficacia de los medios temporales.

El futuro de la Iglesia es la Sencillez Evangélica:

¡Volvamos al Evangelio! Sencillez de Jerarquía. Sencillez de Moral. Sencillez en las expresiones Litúrgicas- Sencillez, sobre todo, en la exposición de la Verdad Revelada, que nos transmite la Diafanía del Verbo hecho Carne.

La Iglesia del Futuro será una Iglesia de Resucitados:

Mujeres y hombres audaces y libres, amantes apasionados de la vida y arriesgados defensores de la Dignidad y los Derechos Humanos; Bienaventurados en la Pobreza de su espíritu solidario; bien dispuestos a entregar sus vidas, en el día a día de sus responsabilidades, como el grano de trigo que no teme morir para dar mucho fruto de bien común…

¡O no lo será en absoluto!

PDF: La profecía de Carlos de FOUCAULD. Antonio LÓPEZ BAEZA. Esp

Horeb Ekumene octubre 2019

En este número:

03 Mary Winston Jackson – Por Marco Crescenzi

07 La religión africana: de la ciencia al descubrimiento de Dios – Por Lisapo Ya Kama

25 El amor en el Islam – Por Moucharaf Paraíso

47 Peregrinaciones sagradas – Por J.L. Vázquez Borau

53 Contemplar – Por J.L. Nava

Descarga el número completo en el siguiente enlace (PDF): Horeb Ekumene octubre 2019