Jacques GAILLOT, Felices los misericordiosos

Destacado

Si me pidieran dibujar la misericordia, ¿cómo lo haría? Una persona va hacia mí con los brazos levantados, con un rostro lleno de bondad y ojos que hablan de la ternura de su corazón.

La misericordia manifiesta el exceso, la desmesura, la sobreabundancia, la gratuidad.. Va más allá de nuestras miserias.

No es de extrañar que estamos sorprendidos y desconcertados.

Fuera de la lógica del dar y recibir, supera la estricta justicia, no espera nada a cambio.

La misericordia es la firma de Jesús: un don que excede toda justicia.

En el Evangelio, ¡sólo las mujeres muestran pruebas de sobreabundancia!

“Las quiero tanto que las encuentro bellas”

Hace tiempo fui invitado a visitar una casa para personas con grandes discapacidades. Una casa que se encontraba a las afueras de una población, Quien me acompañó por la diferentes salas era un sacerdote. Trabajaba habitualmente de noche, pero él tenía que estar para poder hacer yo la visita.

20160810_01Pasé al lado de cuerpos desarticulados, de caras deshechas que parecían cubiertas de máscaras de fealdad. Sus gritos se me hacían insoportables

Estaba preocupado y molesto. Quien me acompañaba se dio cuenta de mi malestar, me miró y me dijo esto tan extraordinario que aún no he olvidado:

“¡Las quiero tanto que las encuentro bellas!”

Esto me traspasó el corazón. Un camino se abría delante de mí para hacerme descubrir mis miedos y mis debilidades.

Comprendí que amar no es hacer cosas por alguien, es descubrir que eso es bello. La felicidad, ¿no es saberse bello ante la mirada de los demás?

Este sacerdote tenía un corazón de “carne” y no un corazón de “piedra”. No tenía muros de miedo para protegerse de los demás. Era libre de ir hacia ellos y quererlos. Podía comprender a cada persona discapacitada: “¡Tú eres importante! Te quiero . Con tus heridas y con tus fragilidades, tú puedes ser grande y ser tú mismo”.

“No puedo perdonar”.

Una tarde, una mujer que apenas conocía, me pidió con insistencia ir a ver a una gran amiga suya a punto de morir en la Salpêtrière, el gran hospital parisino: sufría la enfermedad de Charcot.

Me resistía: ir a ver al hospital a una mujer que no conocía y que estaba para morirse; era difícil. ¿Por qué? Pero la mujer del teléfono no hacía caso de mi resistencia.

“Se lo ruego, venga aquí”.

Lo dejé todo y fui al hospital, con pies de plomo y de mala gana: no conocía nada de esta enferma que iba a morir, ni siquiera su nombre. ¿Estaba casada? ¿Era cristiana? Y si había dos enfermas en la habitación, ¿cuál era?

20160810_02Llamando a la puerta de la habitación dejé de preguntarme cosas y me confié al Espíritu Santo.

Vi una sonrisa enorme en esta mujer con la enfermedad de Charcot. El hombre al pie de su cama era su marido. Se fue precipitadamente.

Me encontré solo con esta mujer que estaba muy delgada y no podía hablar. Escribía en una pequeña pizarra sin vacilar y me mostró la pizarra. Su escritura me gustó.

  • “Gracias por estar aquí. ¿Puedo preguntarle unas cosas?”
  • “Sí, si no son demasiado difíciles”.

Ella se puso a reír. Su pregunta me sorprendió:

  • “¿Qué va a suceder cuando llegue al más allá?”
  • “Lo verá cuando esté allí, Lo importante es lo que ocurre ahora”

Mi respuesta la hizo reír de buena gana. Todo fue bien entre nosotros.

“Yo pienso como usted”

Después vino la pregunta esencial:

  • “No llego a perdonar a los que me han hecho mal. Me gustaría morir en paz. Guardo un peso en mi corazón”
  • “No es fácil perdonar. A pesar de nuestros esfuerzos no llegamos a ello. Pidamos los dos a nuestro Padre del cielo poder perdonar a los que nos han hecho daño”.

Tomé su mano y recité despacio la oración de Jesús. Noté que se unía con todo su corazón a esta plegaria.

La bendije. La besé en la frente y salí.

20160810_03Una tarde he recibí un sms en mi teléfono:

“He perdonado. Mi corazón está en paz. Gracias a Dios. Gracias a usted por este encuentro lleno de luz”

Al día siguiente por la mañana, un nuevo sms:

“Mi corazón tiene una gran paz. Estoy dispuesta a irme cuando el Señor quiera. Gracias otra vez por ese encuentro de paz y de luz”.

Murió poco después.

La misericordia no se fabrica; se recibe.

El don de Dios no se compra, no se vende, no devuelve la llamada.

Dar gratuitamente sin esperar nada, sin que nadie pierda la esperanza.

Arriesgarse a amar hasta el final.

« La misericordia es el mejor camino para entrar en el Reino de Dios » (Papa Francisco)

“Felices los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia” Mt 5,7

20160810_04Jacques GAILLOT,
Obispo de Partenia,
Fraternidad Sacerdotal Iesus Caritas

París, 20 de julio de 2016
(Texto de Jacques GAILLOT en exclusiva para iesuscaritas.org)

PDF: Jacques GAILLOT, Felices los misericordiosos

Sacerdotes proféticos, Jacques GAILLOT

Destacado

Aurelio, nuestro responsable internacional, vino a París para encontrarse conmigo muy fraternalmente. Me pidió compartir algo de lo que me gustaría decir a los sacerdotes de las fraternidades. Compartir con vosotros acerca de vuestro ministerio y vuestra vida.

Pero hablar de los sacerdotes es hablar del Hombre, de aquellos a los cuales somos enviados. ¿Acaso no estamos al servicio del pueblo ?

Una noche, tomando el metro a una hora punta, me encontré atrapado por todas partes y sin posibilidad de encontrar un punto de apoyo. Por los frenazos del metro tenía que apoyarme en unos y otros. Alguien me identificó y sonreía por la situación en que me encontraba. Descendimos en la misma estación, y tuve que decirle : « ¿Ves ? Lo que sostiene a un obispo es la gente »

1. Partir de lo humano

gaillot-01Siguiendo al P. de Foucauld, estamos marcados por la espiritualidad de Nazaret : un estilo de vida sencillo, pobre, mezclados en la vida ordinaria con la gente. Jesús, el hombre de Nazaret, vivió cantidad de experiencias por su trabajo, las injusticias de su época, sus lazos con los pobres, su presencia en las familias, compartiendo sus alegrías y sus penas, su oración al Padre en soledad. Su corazón, por todos estos encuentros, ardía de amor por su pueblo. Esta maduración sin prisa le preparaba para su misión profética, que comenzó de manera increíble en la sinagoga de Nazaret.

Su hora había llegado.

« El Espíritu del Señor está sobre mí porque el Señor me ha consagrado por la unción. Él me ha enviado a llevar la Buena Noticia a los pobres, anunciar a los cautivos su liberación, a recobrar la vista a los ciegos, a devolver la libertad a los oprimidos, a anunciar el año de gracia proclamado por el Señor » Lc 4,18-19

Toda la vida pública de Jesús será la puesta en práctica de esta predicación de Nazaret. No es un discurso religioso que habla de la ley : es un discurso que no habla más que del ser humano.

No es un discurso sobre Dios, es un discurso sobre el Hombre.

No es un discurso de restauración, es un gran mensaje de liberación que cambia la vida.

¡Que discurso estupefaciente !

La espiritualidad de Nazaret no supone un punto muerto en esta proclamación.

Es lo que nos aporta una dimensión profética a nuestro ministerio y a nuestra vida de sacerdote.

Como a vosotros, hay gente que viene a decirme :

« Yo no soy practicante » o « Hace tiempo que dejé de practicar ».

Para estas personas, es evidente que se trata de la práctica religiosa. Pero la práctica fundamental del Evangelio es la de la justicia y el amor hacia los demás. ¡Eso no es la práctica religiosa !

En el juicio final no se me preguntará cuántas veces he celebrado la misa o bendecido matrimonios. Se me dirá : ¿Qué es lo que has hecho por tu hermano extranjero, prisionero, enfermo, hambriento… ?

Lo esencial es la práctica de ser hermano, la práctica de la solidaridad. De esto nadie está dispensado, incluso si se está jubilado. ¿Cómo hacer con tantos cristianos que no han descubierto la importancia de esta práctica del amor y de la justicia hacia el prójimo ?

En la sinagoga de Nazaret Jesús anuncia que ha venido a traer la Buena Noticia a los pobres. No habla de los ricos, de los poderosos…

Escoge a los pobres. Comienza por ellos. Se pone del lado de los oprimidos y no de los opresores. Del lado de las víctimas y no de los poderosos. Del lado de los humildes y no del lado de quienes les explotan.

Jesús desde el principio se puso con los rechazados, los olvidados. Hizo esa opción de empezar por los pobres, abriéndose a todos, sin rechazar a nadie.

Es raro en una sociedad como nuestra Iglesia optar desde el principio por los pobres.

gaillot-02Me alegro que el papa Francisco haya decidido canonizar a monseñor Romero, que es una figura profética y combativa por la justicia.

« Los cambios necesarios en el seno de la Iglesia, en su pastoral, la educación, la vida sacerdotal o religiosa, en los movimientos de laicos, que no habíamos podido hacer con la mirada sólo desde la Iglesia, las hacemos ahora cuando nos volvemos hacia los pobres ».

« Es partiendo de los pobres que la Iglesia podrá ser para todos, que podrá dar un servicio a los poderosos a través de una pastoral de conversión ; pero no a la inversa, como tantas veces ha pasado »
(Discurso en la universidad de Lovaina con motivo de su título de doctor honoris causa, 2 de febrero de 1980)

« No es ningún honor para la Iglesia mantener buenas relaciones con los poderosos. El honor para la Iglesia es que los pobres la sientan como suya »
(Salvador, homilía del 17 de febrero de 1980)

2. Ser una esperanza para los pobres

Una palabra de dom Helder Camara me llamó la atención una vez :

« Si yo no soy una esperanza para los pobres, no soy sacerdote de Jesucristo »

León Schwartzenberg, renombrado oncólogo, militó en su jubilación en la asociación de los sin papeles de la que formo parte. Era un amigo. Judío ateo, y me llamaba « mi obispo favorito »

A su muerte, lo llevamos al cementerio de Montparnasse de París, en la zona para los judíos. La multitud de pobres acudió al evento, llenando el cementerio. Los sin papeles, los sin techo, vinieron, incluso de lejos, por « León », que hizo tanto por ellos y que fue para ellos un signo de esperanza.

Cuando Víctor Hugo, autor de Los Miserables murió, la multitud de pobres llenó París por todos los lados para acompañarlo hasta su último lugar : el Panteón.

Él no quiso la oración de la Iglesia, pero en el coche fúnebre para pobres que había pedido, recibió el reconocimiento de los « miserables » de París.

Hoy, hasta donde yo conozco, ¿quién lleva la esperanza a los pobres ?

Cuando mi salida de Évreux, en el último sermón en la catedral, me dirigí a la gente :

« Todo cristiano, toda comunidad, toda Iglesia, que no empieza, ante todo, como la forma de ayuda a los hombres, no tiene ninguna posibilidad de ser comprendida como portadora de una Buena Noticia.

Todo hombre, toda comunidad, toda Iglesia que en principio y ante todo no es fraternal con todo hombre, no podrá encontrar el camino de su corazón, el lugar secreto donde se puede acoger esta Buena Noticia ».

Jesús fue una gran esperanza para los pobres. Fue hacia ellos con misericordia, sin excluir a nadie. Los pobres se sentían amados por Dios. Los más desheredados descubren con extrañeza que eran los preferidos de Dios.

En el evangelio, la sola actitud de liberación de cada uno, es reconocer su dignidad.

3. Traspasar las fronteras

¿Habéis observado la cantidad de muros que se construyen por todos lados ? Los muros que separan los pueblos y les impiden circular. Los muros de alambres de espinas para protegerse de los inmigrantes. La asociación de los sin papeles, de numerosas nacionalidades, tenemos por lema « Nada de muros entre los pueblos, ningún pueblo entre muros ».

No me gustan los muros. Cuando voy a las prisiones, ¡me siento feliz al salir por dejar los muros que me privan de todo horizonte !

gaillot-03Jesús pasó su vida quitando muros : el muro del dinero, el muro de los prejuicios y de la desconfianza, el muro de la indiferencia, el muro del olvido. Y, sobre todo, por su muerte en la cruz, hizo caer el muro del odio que nos separa a los unos de los otros. Para ver la luz del sol de Pascua, hay que salir de los muros.

Traspasar las fronteras « en nosotros mismos » es difícil. ¡Se nos pide conversión ! Pero, ¿no es necesario esto para ser un hermano universal ?

¡Podemos ir en misión al fin del mundo llevando un modelo cultural caduco e inadaptado !

Pertenecemos a una Europa con sociedades que no están marcadas por los valores cristianos tradicionales. ¿Por qué querer imponer valores a todos que sólo son los de unos pocos ?

A vino nuevo, odres nuevos.

Cuando en Francia se autorizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, ¡qué escándalo ! incluyendo a los mismos sacerdotes. Este reconocimiento público de parejas homosexuales, no se trataba de tolerancia, sino de un derecho. Ha sido un cambio cultural considerable.

Hoy, con la mundialización, las religiones están presentes en las grandes ciudades. Están presentes en las escuelas, los hospitales, las prisiones, los lugares de trabajo… Un capellán de prisión me comenta :

« Durante treinta años he sido el único capellán. Todo iba bien. Ahora hay un rabino, un imán, un pastor y un evangélico con quien no me entiendo en absoluto. ¡Ya es tiempo de retirarme ! »

Esto me recuerda un proverbio:

« Cuando uno está solo, va más rápido ; cuando vamos varios, vamos más lejos ! »

gaillot-04¿Cómo ser un hermano universal sin aceptar recibir al otro ?

¿Y si tocamos el status social de los sacerdotes ? Yo vivo en un país donde los sacerdotes son escasos y donde las comunidades cristianas se muestran atrayentes.

No puedo dejar de tener un sueño, el sueño de que se pueda llamar a hombres o mujeres con experiencia, casados o no, con un trabajo, con una profesión, con un tiempo en gratuidad, con el acuerdo de las comunidades y del obispo, que les impondría las manos.

No se trata de esperar a que los candidatos se presenten, sino tomar la iniciativa de hacer una llamada en función de las necesidades de la Iglesia local.

A propósito : ¿los que se presentan hoy en los seminarios serán los sacerdotes que la Iglesia necesita mañana ?

El padre de Foucauld era sensible a los acontecimientos. Los acontecimientos le hacen moverse. Hombre de camino y en búsqueda, era capaz de ir de ir de un sitio a otro. No se instaló jamás. Para él, instalarse era la muerte. A causa de Jesús y del evangelio estaba dispuesto a llegar hasta el final.

Hemos cambiado a un mundo nuevo. Somos testigos del fin de un mundo. Testigos también del nacimiento de otro mundo donde no se sabe qué va a ser de él. Nuestra marcha da a conocer nuevos horizontes y se abre a la novedad.

En Francia, cuando nos juntamos fielmente cada mes en fraternidad, impresiona vernos llegar cargados de años, con discapacidades, cansados…

gaillot-05Nos creemos casi muertos. Pero al pensar esto, sentimos que somos semillas. ¡Semillas de vida!

El mañana está por venir.

+ Jacques GAILLOT,
Obispo de Partenia

PDF: Sacerdotes proféticos, Jacques GAILLOT, esp

Carta de Pascua 2016, hermano responsable

Destacado

Queridos hermanos,

pascua-2016-01nuestra Pascua, señalada por los acontecimientos terroristas en Bruselas, Yemen, Irak y últimamente en Lahore, no debe quedar reducida a un conjunto de tristes noticias, de sensaciones de impotencia o de miedos acumulados. Es la Pascua que Jesús nos ofrece venciendo a la muerte, y por tanto una llamada a vencer todas las muertes, las personales y las sociales. Pero sin cerrar los ojos ante la realidad. Quitemos las losas del miedo, la falta de fe, la autocompasión, el prejuicio ante el Islam o los musulmanes de buena fe que todos conocemos. Quitemos las losas que nos atrapan o atrapan a los demás, y pongamos en Jesús Resucitado la mirada, una mirada que no está exenta de miedos, como la mirada de las mujeres que van al sepulcro de Jesús, como la mirada de sus propios discípulos. Miedo humano, comprensible. Les resulta difícil aceptar que la situación ha cambiado, pero el Espíritu les va llevando a mirar a Jesús con la alegría de un buen amigo que se encuentra con otro. Feliz Pascua a todos, a toda la gente con quienes nos relacionamos, a todos los amigos con problemas, a todas las familias y fraternidades. El hermano Carlos escribió el mismo día de su Pascua que hay que morir para dar vida. Su centenario es una llamada continua a contemplar lo que puede carecer de sentido a pascua-2016-02mucha gente, que sólo vive del dinero, de la seguridad, de estar tranquilos sin que les duela el dolor ajeno. Que Jesús Resucitado nos ayude a convertir el agua amarga en un buen vino que alegre la fiesta y la vida del día a día, la vida de Nazaret.

Nuestro hermano Giuseppe COLAVERO vivió ayer en la tarde su Pascua y encuentro con el Padre. Nos sentimos tristes por la pérdida de este hermano querido y luchador por los más necesitados, el fundador y el alma de AGIMI, el pascua-2016-03buen pastor de su pueblo. Nos unimos a su gente, a la fraternidad de Italia. Desde hace varios meses hemos seguido la evolución de su enfermedad, y el glioblastoma cerebral ha podido con su vida, pero no con su espíritu generoso y combatiente en favor de tanta gente a la que ha ayudado. También hace unas semanas nos dejó nuestro hermano Hermann STEINERT, de Alemania. Ambos están junto al Señor contemplando su rostro y su corazón de Padre. Hermann y Giuseppe nos protegen y ayudan. Su fraternidad con nosotros no ha terminado.

pascua-2016-04Os animo a vivir esta Pascua con la alegría de los perdonados, de los hijos queridos del Padre, del hermano pequeño que aprende del hermano mayor, Jesús, el Señor. Con la alegría a la que nos invita el papa Francisco. Desde Europa nos sentimos heridos, pero no derrotados; avergonzados por el drama de los refugiados sirios que no encuentran la puerta abierta, como seres humanos con todos sus derechos. ¿Cómo integrar estas realidades dolorosas en nuestro anuncio y misión? Los gobiernos europeos pactan por millones de euros dejar a esta gente al cuidado de otro país. Los pobres molestan, llenan las calles, ensucian, ponen su tienda entre nosotros, se pelean también entre ellos, caen en las mafias que controlan su futuro…

pascua-2016-05¿Qué decimos como cristianos, como pastores en nuestras parroquias? ¿Quién tiene la palabra exacta para crear esperanza sin falsos discursos, sin traicionar al Evangelio? Os animo a contemplar todo esto en la adoración, ante Jesús, que fue emigrante, que tuvo que huir con su familia, que fue también un refugiado y, antes de su muerte, un preso. Contemplemos cómo en esta Pascua no nos podemos quedar indiferentes ante nadie; nuestro silencio sería una complicidad con la injusticia. Carlos de FOUCAULD, desde su amistad con Jesús, -el abandonado en la cruz, el que nos busca a la orilla del lago, el que vive en la choza del más pobre, en el campamento de refugiados, o junto a una valla de espinos metálicos en las fronteras, o ante el cartel de “prohibido el paso”, o “sólo para socios”-, nos pone a Jesús Resucitado como grano que cae en tierra y da mucho fruto.

pascua-2016-06Os escribo esta carta acompañando a una enferma en un hospital. Todo me habla de humanidad y de Jesús; en la sonrisa y la mirada de tanta gente; en las caras preocupadas de otras personas; en el silencio de quien calla su dolor y de quien duerme. Os comparto este momento contemplativo como la Pascua de la alegría que vence al llanto, de los valores humanos y cristianos que están en mucha gente y que, desde el silencio y la fiesta en su corazón, nos despiertan la sonrisa, y uno cree que otro mundo es posible, y que esa persona es mi hermano o mi hermana, y que no hay quien haga callar a los amigos de Jesús, que lo aclaman como Señor y como compañero de camino, estén donde estén.

Un gran abrazo de Pascua con la alegría de ser vuestro pequeño hermano.

pascua-2016-07Aurelio SANZ BAEZA, hermano responsable

Hospital Rafael Méndez, Lorca, Murcia, España,
29 de marzo de 2016, martes de la Octava de Pascua

PDF: Carta de Pascua 2016, hermano responsable

La misericordia en el hermano Carlos. Fotogramas. Diego MELENDO

FOTOGRAMAS

Carlos de Foucauld Testigo de la Misericordia

Primer Fotograma:

Nazaret. Convento de las Clarisas. Capilla del Santísimo Sacramento. En la madrugada del día 8 de noviembre de 1897 encontramos arrodillado a los pies del Santísimo a Carlos de Foucauld, se levantó cuando le despertó su ángel, como lleva haciendo desde que le acogieron como recadero en el convento.

Es éste el cuarto día de un retiro de diez en le hará adorar mejor a Dios, cumplir mejor su voluntad, y consolar el corazón de Jesús.

Había pensado no escribir más pero la sequedad en la que se encuentra al hacer oración y la recomendación del padre Huvelin, le ha hecho retomar los cuadernos donde apunta sus reflexiones, oraciones y meditaciones, con muy pocas tachaduras, escritura firme, amplia, de un solo trazo.

“YO, MI VIDA PASADA. MISERICORDIA DE DIOS

Mi señor Jesús: dadme ideas, dadme palabras. Si en las meditaciones precedentes me sentía impotente, ¡cuánto más en ésta! No es la materia lo que falta…Al contrario ¡ella me aplasta!¡Cuántas misericordias, Dios mío!(…)¡Ay, Dios mío! Todos tenemos que cantar tus misericordias, nosotros, creados para la gloria eterna y rescatados por la sangre de Jesús, por vuestra sangre, mi señor Jesús, que estáis a mi lado en este Tabernáculo; pero si todos debemos hacerlo, ¡cuánto más yo! Yo que he estado desde mi infancia rodeado de tantas gracias(…)

Encontramos en ésta larga meditación su autobiografía espiritual, hasta la llegada a Nazaret. En la que él mismo se compara con el hijo pródigo, parábola paradigmática de la misericordia de Dios.

Él, que en el transcurso de su adolescencia perdió la fe, y vivió de manera muy liberal, se encontró a los 27 años recorriendo el camino de vuelta a casa de las maneras más insospechadas:

¿Por qué medios, Dios de bondad, me habéis hecho conoceros?¿de cuantos rodeos os habéis servido?(…) Esta oración: Dios mío, si existís, haced que os conozca. Todo esto era vuestra obra, Dios mío, vuestra obra solamente…Una hermosa alma os secundaba, pero por medio de su silencio, dulzura, bondad y perfección; ella se dejaba ver, era buena y esparcía su perfume atrayente, pero no obraba.(…) me dirigí para recibir clases de religión al padre Huvelin, yo pedí lecciones, él me hizo arrodillarme, confesarme y me envió a comulgar acto seguido…

En este momento dice que desde el momento que conoció a Dios no pudo hacer otra cosa que vivir para él, pues es un hombre que en palabras del padre Huvelin: “Hace de la religión un amor.”

Segundo Fotograma:

Beni-Abbés. Sudoeste de Argelia. Capilla de la fraternidad del Sagrado Corazón. 21 de junio de 1903.

El hermano Carlos se ha ordenado Sacerdote y ha decidido llevar el banquete eucarístico a “los más abandonados”. El mismo dirá que lleva una “vida de monje silencioso y escondido, mi vida de Nazaret” en medio de aquellos que le conocen como “el marabout”. Donde entre múltiples obras de caridad, atiende a los militares y rescata también esclavos. Quiere acostumbrar a todos los habitantes cristianos, musulmanes y judíos e idólatras a mirarle como su hermano –el hermano universal.

Allí se ha reencontrado con su amigo Henri Laperrine, que ahora es Comandante superior de los oasis saharianos. Éste le ha descubierto una anécdota que conmueve al marabout y que copia en su diario:

Después de la matanza de la misión Flatters, una mujer tuareg tuvo una hermosa actitud, oponiéndose a que se rematara a los heridos, los recogió y cuidó en su casa y después de su curación los hizo evacuar a Trípoli. Ésta alma, ¿acaso no está preparada para el Evangelio?

Resuena aquí aquella pregunta del Evangelio: ”¿y quién es mi prójimo?; el que practicó la misericordia”. Este acto definirá los últimos años de su vida, y partirá, por puro amor, a conocer y entablar amistad con los Tuaregs.

Tercer Fotograma:

Tamanrasset. El Hoggar. 2 de enero de 1908. En su refugio de 8 metros tiene su capilla, su mesa de trabajo, su biblioteca, sus papeles, está clavado en su lecho, no puede moverse sin sentir asfixia, apunta en su diario:

“Estoy enfermo. Obligado a interrumpir mí trabajo. Jesús, María, José, os entrego mi alma, mi espíritu, mi vida.”

Esta atacado de escorbuto, pero no lo sabe. Había repartido todos sus víveres pues:

“El año es duro en el país, hace diecisiete meses que no llueve, es la hambruna total, para un país que vive sobretodo de la leche. Las cabras están secas como la tierra.”

Sus vecinos tuaregs le salvan, ¿hay mayor vivencia de la misericordia? Éste gesto le conmueve. El 24 de enero escribe:

“Se han buscado para mí todas las cabras con un poco de leche, en esta terrible sequía, a cuatro kilómetros a la redonda.”

Aquí encontramos su segunda conversión, que provocará una ruptura con los métodos misioneros de esa época proponiendo el apostolado de la amistad.

Cuarto Fotograma:

1 de agosto de 1916. Tamanrasset. Justo cuatro meses antes de su muerte, escribe una carta a Louis Massignon; en la que muestra cómo y por qué debemos practicar la misericordia:

“Piensa mucho en los demás y ora mucho por ellos. Dedícate a la salvación del prójimo con los medios que están en tu mano: la oración, la bondad, el ejemplo(…)Cuando se da una limosna a un pobre, cuando se hace el bien al alma de un pecador es a Jesús a quien s hace.(…) Pienso que no hay una frase del Evangelio que me haya producido una impresión más profunda y haya transformado mi vida más que ésta: << Todo lo que hicisteis con uno de estos pequeños, conmigo lo hicisteis>>. Basta pensar que estas palabras fueron pronunciadas por la verdad increada para sentirse empujados a buscar y amar a Jesús en <<estos pequeños>>”

Diego

Maringwe 37, Adiós

Maringwe, 29 de julio de 2016

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy cumplo 19 años del día de mi llegada a Mozambique, y estoy triste… estoy muy muy triste y lo que les escribiré será amargo porque les voy a contar nuestras amarguras. El presagio de que todo se venía mal fue un mensaje anónimo en el celular que recibí cuando volví de Chile y decía: “padre tú has hecho tantas cosas buenas aquí pero tu casa se está yendo abajo”. Me cayó pésimo por supuesto pero no le di importancia (he recibido tantos mensajes malos y mentirosos…). El desbarajuste comenzó el domingo 29 de mayo cuando mientras estábamos en Misa –yo no pude terminarla por la fiebre de malaria-, los milicos de Nhamapaza sacaron a tirones de la chapa pública que va a Beira a mi vecino Salmo, el papá de María, de Celeste y de una tracalá de niños más… un hombre calmo y simpático nuestro vecino. Insultaban al chofer que cómo podía llevar bandidos mientras le pegaban a Salmo en el suelo, entre muchos y con rabia, a patadas, palos, fierros y culatas. Querían que todos vieran como lo mataban. Esa noche no hubo nada de música en el pueblo. Estábamos todos pasmados. Al día siguiente fuimos a su casa a hacernos solidarios con el dolor de la familia. Hasta hoy no tenemos noticias de él. El chofer y algunos pasajeros no quisieron volver a Maringwe. Yo me quedé en un silencio aislado, mudo, perplejo, triste, llorando. Los voluntarios que había entre nosotros por supuesto que no entendieron nada. Estaban metidos en sus planes y proyectos y no eran ‘vecinos’. La Misión de ’ser vecinos’ se nos estaba viniendo abajo. Nos enredamos con los proyectos, la Corporación Mozambique y los voluntarios…

A los pocos días me llegó el aviso de que hacía meses se estaba preparando una carta desde Chile contra mí; quedé perplejo pues era de gente que hace pocos meses se despedía de nosotros con sonrisas y agradecidos… Además estaba apoyada por miembros de la ‘Corporación Mozambique’. El diablo estaba metiendo su cola (una vez más pues hay años en que lo hemos pasado pésimo en la Misión con acusaciones de todo tipo… y hasta amenazas de muerte –el 2004 y el 2009). Jesús le llamaba ‘el príncipe de la mentira”. Provenía principalmente de un trío que había interrumpido la Misión para irse a gastar muchas lucas en visitar safaris y payas en Sudáfrica para luego volver a ‘vivir el Nacimiento de Belén’ aquí entre los negritos pobres de Maringwe. La misma mentira de Herodes. Yo creo que hay mucha gente, muchos hermanos así entre nosotros. Judas y Caifás existen no sólo en la historia de Jesús sino que también entre los que ayer han comido en nuestra mesa: es una penosa realidad. Le han escrito una carta al obispo de Beira diciendo que yo hago daño a la comunidad porque ejerzo violencia física, violencia sicológica y violencia económica contra la comunidad, y le piden una investigación –y esa es la parte que más me gusta de la carta. Dos sacerdotes han interrogado, preguntado, averiguado entre decenas de personas aquí en la Misión y en Beira y según los resultados aún no han encontrado nada sustantivo o alguien que indicara a una víctima o se reconociera a sí misma como una víctima. La carta pone ejemplos y nombres pero no han coincidido con las preguntas por los mismos hechos aquí. Yo creo que a los acusadores/as les gustaba la Misión pero no podían concebir que todo esto fuera obra de un simple pelafustán, yo. Y en eso les encuentro toda la razón porque la Misión no es obra mía ni de nadie más que de Dios. Una de ellas no cree en Dios y se mostraba insolentemente arrogante en las misas y la gente lo notaba… Es una mujer que busca pero sin sabiduría ni paciencia y con la pose de quien ya hubiera encontrado.

maringwe_01Volví en marzo muy cansado desde Chile, después vinieron los voluntarios –que siempre tensionan un poquito-, el programa del arroz para las escuelas y el secuestro de Salmo me había dejado ya como sopa de locro… y lo de la carta fue musho lusho… Estaba entre visitas a comunidades y lo medité esos días de silencio en las aldeas y decidí que necesitaba por lo menos dormir cuatro meses seguidos y quizás completar con un año sabático (cumplo 25 años de cura en diciembre). El domingo les conté lo de la carta con nombres y todo a toda la comunidad y que yo había decidido salir de Maringwe por un año. Después fui a Beira y le conté al obispo que me sugirió aguantarme hasta final de año pero la verdad es que no tengo pana para seguir cuando están hablando mal atrás de mí allá en Santiago, en nombre de los que estoy aquí. Dom Claudio vino a Maringwe y aceptó que mãe Sandra y las niñas quedaran en Sta. Mónica hasta diciembre y los chicos con pai Agusto en Emaús, que después se irá a arrendar. Todos los programas deberán terminar antes de diciembre; ningún voluntario más puede venir a relacionarse con esos programas que subsistían en la parroquia y tampoco podían ser en adelante sustentados desde Chile… Dom Claudio, irónico, me dijo en la puerta ”te dije que no me gustaban los voluntarios…”

maringwe_02Para mãe Sandra fue tanto el disgusto que dejó de animar el coro con sus tarros de piedritas los domingos. Ha llorado igual que tanta otra gente; fue conmovedor que la Rosiña, Manuel y Severino pidieran permiso en el internado para venir desde Chemba a despedirse; ella mojaba su camiseta verde con lágrimas sola en la capilla… yo no he podido llorar todavía, sólo para dentro. Pai Augusto volvió a su antiguo tartamudeo, inseguro, triste, desolado… Hoy vino mãe Terezinha, que es pobre pobre con un paquetito de maní diciendo ‘tenga un regalo, estoy muriéndome de pena’. El Bebe entiende un poco, vuelve a ser huérfano y me mira con sus grandes ojos fijos: “por qué se van”? –“cuando van a volver?” Pero yo sé que igual estamos en las manos de Dios que es Bueno, entonces estamos en buenas manos.

maringwe_03Lunes 1 de agosto de 2016

El último grupo de voluntarios fue absolutamente de lujo; a la Cecilia se le ocurrió la idea genial de hacer una plaza infantil y pintar la Brincaescolinha con unos murales magníficos en los que participaron los chicos que hacen de profesores y pai Augusto pintando recontra motivados… aunque la Brincaescolinha se termina en noviembre y las salas quedarán sin niños. También con Juan Ignacio y José Pedro alcanzamos a abrir una noria de agua que bendijimos a la manera africana, con harina, para las familias del barrio. Pero se acaban las papas reforzadas para niños desnutridos; este es el último grupo. Ayer asumió el nuevo párroco interino y dijo claramente que las cosas iban a cambiar en Maringwe; ya no se podrá comulgar con pan y vino; no se pueden sacar fotos en la Misa y si quieren que el tractor vaya a buscar agua o leña para Santa Mónica o Emaús… tendrán que pagar. Vino gente de todas las comunidades a la despedida y después tuvimos un almuerzo con ambiente raro… había pena. Aleixandre, el cura nuevo se dio cuenta y terminó apartándose. Yo no sé qué pensar pero no puedo quedarme más, no me da el cuero, aunque el obispo me diga que no ha encontrado nada, no estoy contento para nada y estoy agotadísimo. En cuanto al querido Proyecto Filandia, el de la leche de cabritos, con el incansable Juan Montti (que para admirción de todo el mundo se comunica con facilidad en chisena, másallá que los consabidos saludos… es un fenómeno el tipo…) y la asesoría de los Raimundos alcanzamos a distribuirlo entre cinco corrales de algunos campesinos que habían aprendido en nuestro corral-escuela.

maringwe_04maringwe_05maringwe_06maringwe_07Alcanzamos a hacer la última visita a la comunidad de Wanchiti que se había cambiado para un nuevo sitio… Con Arlette, Alvaro, pai Félix y pai Pita estuvimos en el lugar más hermoso que había visto en estos 13 años por aquí: totalmente rodeados de inmensos baobabs; la Misa la celebramos entre dos de ellos. Una caricia de despedida que nos dio Diosito. De regreso pasamos a bautizar a tres viejitos a la caída de la tarde en la comunidad de Nhangoma. El pueblo de Dios comienza, siempre comienza el camino hacia Él. La despedida es el comienzo.

maringwe_08En cuanto a la ‘Corporación Mozambique’ que se creó para ayudar a la Misión y terminó haciendo todo lo contrario, por supuesto que me salgo de ese grupo que no estuvo a la altura y si alguno quiere seguir aportando ahí puede hacerlo, pero les digo que ya no puedo asegurar de la gestión de esas ayudas. Respecto de las otras cuentas a nombre de Misión Mozambique, les pido que no sigan aportando porque por el momento nuestra Misión queda suspendida. Con lo que había de fondos procuré dejar asegurada la educación hasta 4º Medio de 12 chiquilos/as y hasta el término de la universidad de todos nuestros becados. Pero NO DEJEN de seguir ayudando a los pobres, que eso es una obligación sagrada. Pueden hacerlo en la Fundación Las Rosas, en Coaniquem o al Hueñi-Trai, pero no dejen la práctica de ayudar con el fruto de nuestro trabajo a las necesidades de otros. El día querido y esperado en que abramos otra Misión aquí en Mozambique o en otro lugar, les aviso y seguimos adelante con África en el Corazón hasta siempre. Y si por alguna razón nos alejamos sepan que hemos andado juntos un camino de auténtica fraternidad y que a mí por lo menos me ha hecho inmensamente feliz, y estoy seguro de que también a muchos otros, africanos y chilenos/as que retendrán como tesoro amado esta Comunión. Ahora no sé qué voy a hacer… andar por el camino de Emaús esperando que me encuentre Jesús y me explique cómo y por dónde va a brotar la Belleza de la vida nueva y resucitada. Tenemos tantos ejemplos de que donde veíamos lo malo se escondía la generosa bondad y la misericordia (p. ej. reflejados en la novela “Cometas ene cielo” o en la película “Cus cus”). Querría que las personas de la carta descubrieran eso también…

Que Jesús de Emaús, el hijo de María, que tantas veces se disgustó con sus amigos, con la gente y que tanto disgustó a sus enemigos, no deje que el fuego antiguo y hondo de nuestro corazón se apague en los días aciagos que tiene esta vida hermosa… de barro y hermosa, amén

Un abrazo lleno de esperanzas

Kwenda

Con ocasión del Centenario de la muerte del Bienaventurado Charles de Foucauld,

Su Santidad el Papa Francisco se une gustosamente a la acción de gracias de los responsables y de los miembros de los grupos que se inspiran en su espiritualidad. El Santo Padre desea que siguiendo la intuición del Bienaventurado, el espíritu de Nazaret pueda iluminar la vida y las relaciones cotidianas y ordinarias de numerosas personas. Que el ejemplo de aquel , que siguiendo a Jesús ha querido ser “Hermano Universal”, abierto  a acoger a todos, ayude a descubrir, en el respeto a la tradición religiosa de cada uno, la importancia de la proximidad  con los mas pobres y los mas abandonados para crecer en humanidad. “Todo cristiano debe mirar a todo ser humano como a un querido hermano” escribió. En efecto , para él es amando a los otros que se aprende a amar a Dios. “El amor a Dios, el amor a los hombres, es toda mi vida, así lo espero” (24 de abril de 1890). Que el testimonio del Hermano Charles de Jesús de una vida humilde y discreta, totalmente entregada al servicio del prójimo, anime a los jóvenes a discernir la llamada del Señor y a atenderla con alegría abandonándolo todo para seguirlo, libres del deseo de riqueza y de poder! Confiando a su intercesión en el Año del Jubileo de la Misericordia , la paz y la reconciliación entre los pueblos, el Santo Padre envía de todo corazón la Bendición Apostólica a todas las personas que viven de su espiritualidad así como a aquellas que se benefician de su irradiación.

Ciudad del Vaticano, 22 de junio de 2016.

Cardenal Pietro Parolin
Secretario de Estado de Su Santidad

PDF: Con ocasión del Centenario del bienaventurado Carlos de FOUCAULD

Boletín AGOSTO 2016 Nº 73, Comunidad Horeb

ÍNDICE

  • Editorial.- Agosto, al encuentro de la Madre de Dios.
  • Felicitación a la Fraternidad Carlos de Foucauld de Laicas.
  • La entrevista: Luigi Cianti “El Peregrino”.
  • Gothia Campus: Jornadas de estudio, convivencia y oración hispano-mozárabe.
  • Encuentro con: Hna. Mari Carmen, Ecumenismo en Clausura.

Descarga el Boletin Nº 71 en DOCX: Horeb Boletin 73 agosto WORD DEFINITIVO