Texto 3. FUNDAMENTOS DE UNA ESPIRITUALIDAD INSPIRADA POR CARLOS DE FOUCAULD

Destacado

Ab. Nabons-Wendé Honoré SAVADOGO, Burkina Faso

Carlos de FOUCAULD “emprendió un viaje de transformación hasta sentirse hermano de todos los hombres y mujeres. [..] Orientó el deseo del don total de su persona a Dios hacia la identificación con los últimos, los abandonados, en lo profundo del desierto africano. ” Fratelli tutti, 286-287

La diversidad de la familia espiritual de Carlos de FOUCAULD es impresionante. Allí encontramos todos los diferentes estados de la vida cristiana: fieles laicos, religiosos y religiosas de vida activa o contemplativa, laicos consagrados, sacerdotes y obispos. Todos ellos logran obtener una inspiración rica y relevante de la experiencia espiritual del hermano Carlos. A menudo nos olvidamos de los no cristianos e incluso de aquellos que no tienen mucha práctica religiosa pero se sienten inspirados por la experiencia de Carlos.
El secreto de una espiritualidad tan profunda y sin fronteras es, ante todo, la fidelidad al Evangelio. Cuanto más de cerca haya vivido la vida de una persona según el evangelio, más atractiva y relevante será para todos los cristianos. Además de esta fidelidad al Evangelio, el hermano Carlos pasó por todos los estados de la vida cristiana: un fiel laico que perdió y redescubrió su fe, un monje contemplativo y ermitaño, un sacerdote “libre” al mismo tiempo, diocesano y “religioso” a su manera, extraordinario misionero. Esta profundidad de la experiencia espiritual de Carlos de FOUCAULD implica la existencia de elementos básicos comunes a todos los que afirman pertenecer a su familia espiritual. Estos elementos no deben faltar en la vida espiritual de quien quiera seguir a Jesús, inspirándose en el modelo foucauldiano.

1. Una espiritualidad del corazón: hacer de la religión el amor

Lo primero y principal es el amor y la misericordia. El corazón, asiento y símbolo del amor, es el emblema del hermano Carlos, elemento central, distintivo y específico de su espiritualidad. Desde su conversión, quiso que su corazón fuera como el de Cristo. A lo largo de su accidentada vida, hizo todo lo que estuvo a su alcance para transformar su corazón y expandirse según los límites infinitos del Sagrado Corazón de Jesús. Este amor insaciable por Dios y los hombres es la razón principal de todos los cambios y transformaciones inesperados en su vida. En su oración, nunca deja de llamar a Jesús para traer su reino de amor al mundo. Conocemos la oración de abandono del hermano Carlos, pero una invocación que acudía a estos labios muy a menudo era: “¡COR IESU sacratissimum, adveniat Regnum tuum! ” (¡Sagrado Corazón de Jesús, venga tu reino!). A él mismo le gustaba decir que el fundamento de la religión y la vida espiritual es el corazón y el amor. Lo que escribió en el reglamento de la congregación que quería fundar sigue siendo válido para todos los que quieran seguirlo: “¡Ardemos de amor como el Corazón de Jesús! … amemos a todos los hombres hechos a la imagen de Dios, ¡este Corazón que tanto amó a los hombres! “… Amemos a Dios, en vista de quien debemos amar a los hombres, y a quien sólo debemos amar por sí mismo … ¡Amemos a Dios como el Corazón de Jesús lo ama, tanto como sea posible! “. C. De Foucauld, Règlements et directoire, Nouvelle Cité, Paris 1995, 287. En cuanto al amor, estaba convencido de que se debe amar sin límites y sin restricciones. Dijo: “El amor es perfección; podemos excedernos en todo, excepto en el amor: en el amor nunca podemos llegar lo suficientemente lejos… ” C. De Foucauld, Correspondances sahariennes, Cerf, Paris 1998, 970.

2. La Eucaristía celebrada, adorada y vivida

Podemos tomar prestada la expresión consagrada del Concilio Vaticano II para decir que la Eucaristía es la fuente y la cumbre de toda la experiencia espiritual de Carlos de FOUCAULD. En esta experiencia espiritual, la presencia de la Eucaristía es fundamental, transversal e inevitable hasta tal punto que se puede decir que su vida se desarrolló como una contemplación única y una experiencia cada vez más profunda de la Eucaristía. La Eucaristía marcó de principio a fin todo lo que vivió espiritualmente: su conversión, su oración, su relación con Jesús, la trayectoria accidentada de su vocación, su pastoral de la bondad, su fraternidad universal, su visión misionera, su presencia en el Sáhara, cada momento de su vida, su muerte …

No se puede ser discípulo del hermano Carlos sin un amor cada vez mayor por Jesús presente en la Eucaristía celebrada y adorada. A pesar de su gran devoción eucarística, nunca dejó de tomar decisiones para amar más la Eucaristía. Como él, también necesitamos renovar constantemente nuestro amor por la Eucaristía. Necesitamos hacer nuestra esta resolución que formuló durante uno de sus muchos retiros espirituales: “Estar al pie del santo sacramento siempre que la voluntad de Dios, es decir, un deber muy cierto. , no me obligues a apartarme de ella… […] – Nunca dejes de recibir la Sagrada Comunión, bajo cualquier pretexto ”. C. de Foucauld, Petit frère de Jésus, 84 ; voir aussi Aux plus petits de mes frères, 141.

3. La fraternidad universal

El bienaventurado Carlos de FOUCAULD encontró en la Eucaristía la fuente de la fraternidad universal. Habiendo percibido claramente que cada ser humano es de una manera u otra, una parte, un miembro del cuerpo eucarístico de Cristo, dedujo de esto la necesidad de amar a todos los hombres sin distinción: “debemos amar a todos los hombres, venerarlos, respetarlos, incomparablemente porque todos son miembros de Jesús, son parte de Jesús… ”. C. de Foucauld, Petit frère de Jésus, 84 ; voir aussi Aux plus petits de mes frères, 141.Considerando también que la Eucaristía es el sacramento en el que el amor de Dios se manifiesta de manera suprema, piensa que su recepción debe hacernos tiernos, buenos y llenos de amor por todos los hombres. El Papa Francisco acaba de darnos al hermano Carlos como modelo de fraternidad y amistad universal en estos términos: Carlos de FOUCAULD “hizo un camino de transformación hasta sentirse hermano de todos los hombres y mujeres”. [..] Orientó el deseo del don total de su persona a Dios hacia la identificación con los últimos, los abandonados, en lo profundo del desierto africano. » Fratelli tutti, 286-287. Un desafío inevitable para cualquier discípulo del hermano Carlos es esta transformación en un hermano universal, luchando sin cesar por un amor sin fronteras para convertirse en un hermano universal de todos los hombres y mujeres.

4. El amor de los más pobres

Para Carlos, la adoración y la ternura que tenemos por el Cuerpo de Cristo tanto en la celebración como en la adoración eucarística debe ser la misma veneración y la misma ternura por los pobres. Tenía el sentimiento de que cada vez que decíamos “éste es mi cuerpo, ésta es mi sangre”, es el mismo Señor quien dijo en la parábola del Juicio Final que todo lo habremos hecho al más pequeño de sus hermanos, se lo hicimos a él. Cuando hizo sus largas exposiciones del Santísimo Sacramento en Beni Abbes y alguien llamó a la puerta, salió del sagrario para ir a encontrarse con la persona que venía a visitarlo. Es el mismo Cristo que encontró en el Santísimo Sacramento el de los pobres que venían a visitarlo. Para quedarse con los más pobres, para llegar a las almas más lejanas, aceptó enormes sacrificios: la soledad, la pobreza, la inseguridad, la imposibilidad de celebrar la Eucaristía …

5. Sobriedad de vida: penitencia, anonadamiento, pobreza, compartir

Para imitar a Jesús en su descenso al último lugar a través de su encarnación y el sacrificio de la cruz, Carlos de FOUCAULD llevó una vida de anonadamiento e intensa mortificación. Aunque en algunos momentos de su vida tuvo que aliviar sus mortificaciones, el hermano Carlos siguió siendo un gran asceta durante toda su vida. La penitencia y la mortificación ya no están siempre presentes en nuestras prácticas espirituales y en nuestro mundo consumista, pero la figura del hermano Carlos nos recuerda constantemente la invitación de Jesús a seguirlo en su descenso a nuestra humanidad y su sacrificio sobre la cruz. ¿Cómo reclamar la propia escuela espiritual sin una cierta dosis de penitencia, o al menos de sobriedad? Necesitamos tanta sobriedad para remar contra la marea del consumismo que tanto desfigura la belleza de nuestro mundo y amenaza con destruir nuestra Madre Tierra. Una espiritualidad de penitencia y sobriedad constituye un verdadero antídoto contra cualquier uso excesivo y abusivo de los bienes que la divina Providencia pone a nuestra disposición.

6. La contemplación de la belleza de Dios en la naturaleza

Decíamos anteriormente que la vida de Carlos se desarrolló como una contemplación continua de la presencia de Jesús en la Eucaristía y en la Sagrada Escritura. Diariamente, Carlos pasaba largas horas contemplando a Dios, mirándolo con amor y ternura en oración. Fue una persona siempre enamorada del esplendor y la belleza del amor infinito de Dios. A pesar de esta intensa vida de contemplación, Carlos no fue indiferente a la naturaleza, también supo encontrar allí el esplendor de la belleza divina. Mantuvo este sentido de la belleza en la creación durante toda su vida. Dijo: “Admiremos las bellezas de la naturaleza, todas tan hermosas y tan buenas, porque son obra de Dios. Inmediatamente nos llevan a admirar y alabar a su autor. Si la naturaleza, el hombre, la virtud, si el alma es tan hermosa, entonces ¡cuán hermosa debe ser la belleza de alguien de quien estas bellezas prestadas no son más que un pálido reflejo! “. (Meditación sobre los Salmos, p. 66 o: Ch. D. Foucauld, Rencontres à themes, Nouvelle Cité 2016. Capítulo: Beauté)

7. Un celo misionero inalterable

La vida espiritual del hermano Carlos estuvo marcada por un inquebrantable celo misionero. En cuanto descubrió su vocación de ser misionero del banquete eucarístico de los más pobres, los más lejanos y los más hambrientos – hoy diríamos los más “periféricos” – no dejó de orar y trabajar por la misión. Para que el Evangelio sea conocido y anunciado, dijo que estaba dispuesto a sacrificarlo todo para “ir al fin del mundo y vivir hasta el último día…” C. De Foucauld, Correspondances sahariennes, 155. Cualquiera que sea la forma que adopte nuestro estado de vida, ¿podemos seguir auténticamente al hermano Carlos, sin querer que el Evangelio y la Eucaristía sean conocidos y amados hasta el fin del mundo?

Para terminar como comenzamos, reafirmemos que con Carlos de FOUCAULD estamos ante una espiritualidad casi inagotable por su conexión directa con el Evangelio. Sólo hemos esbozado algunos de los elementos básicos de su experiencia espiritual. A cada uno le corresponde cuestionar el lugar y la extensión de estos elementos centrales y fundamentales en su vida espiritual personal. Su presencia y su profundización pueden ser un indicio de la autenticidad de nuestra fidelidad a la experiencia espiritual del hermano Carlos.

Ab. SAVADOGO Nabons-Wendé Honoré
Ouahigouya (Burkina Faso), diciembre 2020.

PDF: Texto 3, esp. Fundamentos de una espiritualidad inspirada por Carlos de FOUCAULD. Honoré SAVADOGO es

Mi Dios, mi Hijo. Carlo CARRETO

Durante el Adviento estuve en las claras y cálidas dunas de Beni Abbes, el hermoso oasis del Sahara.

Había decidido prepararme para la Navidad en soledad y había elegido el pozo de Ouarourout como el lugar donde el agua era abundante y una pequeña cueva natural podía servir de capilla.

Salí después de la fiesta de la Inmaculada Concepción con un clima hermoso y un gran deseo de soledad.

Pero … el clima no tardó en cambiar y el desierto se volvió lívido y frío por la alta niebla que cubría el sol.


Leer el documento completo en PDF: Mi Dios, mi Hijo. Carlo CARRETO

La Natividad del Señor. Carlos de FOUCAULD

Son las 2 o las 3 de la mañana … se ha celebrado la misa de medianoche: he recibido tu cuerpo santo … Te entregaste a mí; como eres, hoy hace unos mil novecientos años, cuando entraste en el mundo … Mi Señor Jesús, el mundo nunca te ha recibido … ¡Oh! ¡Quiero recibirte! Pero desafortunadamente ! con todas mis ganas que tengo para ti.

¿Qué ofrecer? ¿Tengo algo mejor para ofrecerte que una cueva fría, oscura y sucia, habitada por bueyes? y el asno, por naturaleza brutal, pensamientos terrenales, sentimientos bajos y groseros. ¡Pobre de mí!

Dios mío, lo admito, esta es la triste hospitalidad que te ofrezco. Lo siento lo siento, perdón, perdón por haber trabajado tan poco con la ayuda de las innumerables gracias que me has dado para hacer de esta cueva de mi alma, donde sabía que tenías que entrar, un lugar menos indigno de ti; un hogar cálido, brillante y limpio, adornado con tu Pensamiento … ¡Pero lo que no lo hice, hazlo, Señor Jesús! Ilumina esta cueva de mi alma , ¡oh divino Sol! Caliéntala, purifícala … Estás en ella, transfórmala con tus rayos … ¡Obtén esta gracia para mí, Padre mío y Madre mía! Oh Santísima Virgen y Sant ¡José!

¿Qué estáis haciendo ahora mismo?

Adorando, recogido, silencioso, te pierdes en la contemplación sin fin, cubriendo, besando con la mirada al Niño, por unos momentos, adorado, escondido … ¡Como lo miras! Qué amor, ¡Qué adoración en tus ojos y en tu corazón! … Oh Madre mía, lo tienes en tus brazos, mientras lo calientas sobre tu corazón, mientras lo sostienes cerca de tí!

Como lo besas! mientras le das de comer! … mientras le prodigas tanto la adoración y respeto debido a tu Dios; y la ternura, las caricias, los cuidados que
otorgas al niño! … Y tú, San José, cómo te estás mostrando a Jesús, al mirarlo, al adorarlo. y al mismo tiempo ¡cúralo y acarícialo! Como tus infinitos respetos y tu profunda adoración

¡Evita que no se le acaricie! … Al contrario, sientes que este divino Niño no debe estar más desprovisto de caricias, ternura que los niños ordinarios … debe de recibir mil veces más que cualquier otro … Así que ambos lo llenan. O santos padres … Tu noche y en adelante toda tu vida se dividen en dos
ocupaciones, la adoración quieta y silenciosa, y las caricias, el cuidado ansioso y devoto y tierno… Pero ya sea quieto o activo, tu contemplación no cesa; sus corazones, sus espíritus, sus almas nunca dejan de ahogarse y perderse en el amor … Haz mi vida conforme a los suyos, Oh benditos padres, ya sea que suceda como el suyo adorar a Jesús o actuar por Él, siempre entregado en su amor por Él.

Amén

C. DE FOUCAULD, Consideraciones sobre las fiestas del año, Nouvelle Cité, París 1987, 81-82.

Documento completo en PDF: La Natividad del Señor. Carlos de FOUCAULD

Carlos de FOUCAULD y la Misericordia

Meditaciones de Carlos extraídas de sus escritos espirituales

“Sed misericordiosos como Vuestro Padre es misericordioso” Lc 6,36 (1)

Amemos a Dios practicando de todo corazón la misericordia, porque la misericordia es infinitamente hermosa y digna de ser practicada por ella misma, como perteneciendo al Ser mismo de Dios. Ser misericordioso es inclinar su corazón hacia los necesitados, necesitados espiritual, intelectual y materialmente… hacia los ignominiosos, los trastornados y los ignorantes, los pobres, los enfermos, los que sufren… hacia todos los desdichados. Seamos misericordiosos y prediquemos la misericordia; enseñémosla y practiquémosla como Jesús la practicó y la enseñó…


Documento completo en PDF: Carlos de FOUCAULD y la Misericordia

Texto 2: Biografía. Preparación para la canonización del hermano Carlos

Destacado

GRANDES DATOS BIOGRÁFICOS DE CARLOS DE FOUCAULD

Ab. Nabons-Wendé Honoré SAVADOGO, Burkina Faso

Un huérfano rodeado de afecto

El vizconde Charles-Eugène de Foucauld de Pontbriand nació en Estrasburgo el 15 de septiembre de 1858 de François Édouard, inspector adjunto de aguas y bosques, y Elisabeth Marie Beaudet de Morlet. Tenía solo una hermana pequeña, Marie, nacida el 13 de agosto de 1861.

La infancia de Carlos estuvo marcada por el duelo. En 1864, a los 6 años, perdió a su madre por un aborto espontáneo el 13 de marzo, a su padre el 9 de agosto y a su abuela paterna en octubre. Carlos y su hermana fueron luego educados por su abuelo, el coronel de Morlet, quien rodeó su infancia de cálido afecto. Su infancia también estuvo marcada por el cariño de la familia de su tía paterna, los Moitessiers. Carlos forjó especialmente una sólida y profunda amistad con su prima Marie Moitessier, quien tendría un papel decisivo en su crecimiento humano y espiritual. Su abuelo le aseguró una buena educación cristiana; hizo su primera comunión y su confirmación el 27 de abril de 1872.

La fe perdida y encontrada

Admitido en el Lycée de Nancy en 1872 y en la Escuela Militar de Saint-Cyr en 1976, Charles perdió la fe durante una docena de años. Esta etapa de su vida estuvo marcada por excesos y desviaciones en el comportamiento. La muerte de su abuelo, el 3 de febrero de 1878, agravó su situación. Carlos luego se hundió en la pereza, la indolencia, el aburrimiento, la indisciplina, la mediocridad, las celebraciones frenéticas, los gastos financieros locos. Incluso se encariñó con una mujer, Marie C, y la convirtió en su amante.

Carlos, un militar poco disciplinado pero valiente, estaba aburrido y finalmente dejó el ejército en 1882 para dedicarse a explorar Marruecos. La brillantez del éxito le devolvió la estima y la admiración de su familia y de la sociedad. Desde ese momento está muy interesado en una búsqueda moral y religiosa. El cariño y la fe de su entorno familiar lo apoyan en su búsqueda religiosa cada vez más intensa: “Dios mío, si existes, ¡déjame conocerte!” “. Se reunió con el padre Huvélin en la iglesia Saint-Augustin de París para hablar de religión, pero este último lo invitó a tomar la comunión y confesarse. Carlos de Foucauld se convirtió así a finales de octubre y su relación con Dios se irá llenando de amor, ternura y abandono total a Dios.

Trapense e inflexible imitador de Jesús de Nazaret

En 1890, apenas tres años después de su conversión, se unió a los trapenses en Notre-Dame des Neiges y luego en Notre-Dame du Sacré-Cœur en Akbès (Siria). Pero muy insatisfecho por no poder encontrar la extrema pobreza de Jesús en Nazaret y ansioso por fundar una congregación para vivir plenamente este ideal, dejó la vida de los trapenses en enero de 1897. Bajo la dirección informada de su director espiritual, el padre Henri Huvelin, se fue a Tierra Santa y se hizo sirviente de las Clarisas de Nazaret para imitar la vida oculta del pobre Jesús, despojado de todo y sentado en el último lugar.

El descubrimiento de su vocación sacerdotal y misionera

Durante casi tres años, Carlos de Foucauld vivió diariamente muchas horas de adoración eucarística, meditación del Santo Evangelio y lecturas teológicas. Entonces se producen cambios muy importantes en la percepción de su vocación y del sacramento de la Eucaristía. Percibe que, sobre todo, nada glorifica tanto a Dios aquí abajo como la presencia y la ofrenda de la Sagrada Eucaristía. También está convencido de que nunca un hombre imita a Jesús más perfectamente que cuando ofrece el sacrificio o administra los sacramentos. Carlos regresa a Notre-Dame des Neiges para prepararse para el sacerdocio. Los retiros de ordenación diaconal y sacerdotal le inculcan la convicción de que la Eucaristía es un banquete para los más pobres. Requiere vivir una fraternidad universal con todos los hombres, en particular con los más alejados. A partir de ahora, por su vocación de imitar a Jesús en Nazaret, ya no se va a vivir en Tierra Santa, sino en medio de las ovejas más descuidadas, las de Marruecos.

La preparación evangélica del Sáhara a través de la amistad y la bondad

Ordenado sacerdote diocesano el 9 de junio de 1901 en el seminario mayor de Viviers, quiso ir a Marruecos y para ello se instaló en Beni-Abbès, cruce de caminos en la frontera entre Argelia y Marruecos. El hermano Carlos vivió en el Sáhara una evangelización del desbroce a través de la amistad y la bondad. En Beni-Abbès, comenzó por llevar una vida intensamente contemplativa con gran disponibilidad fraterna hacia todos los que se presentaban en su Fraternidad: las caravanas, los soldados y oficiales, los simples viajeros, los esclavos y especialmente los más pobres y más indigentes.

Para comenzar la evangelización de los tuaregs se dedicó a giras pastorales al ritmo de las misiones militares. Quería así ganarse la confianza de las poblaciones y entablar amistad con ellas. Luego se instaló entre los tuareg en Tamanrasset en mayo de 1905 desde donde realizó giras pastorales. Se incorporó a su pensamiento aprendiendo su idioma y cultura y tradujo el Santo Evangelio y algunos pasajes del Antiguo Testamento al tuareg. Carlos también llevó a cabo una importante labor lingüística que incluyó la realización de una gramática elemental y dos léxicos tuareg-francés, francés-tuareg. A pesar de muchas dificultades, Carlos no renunció a su presencia entre los tuareg, que resumió en estos términos:

Es ante todo poner en medio de ellos a Jesús, Jesús en el Santísimo Sacramento, Jesús que desciende todos los días en el Santo Sacrificio; es también poner en medio de ellos una oración, la oración de la Iglesia, por miserable que sea el que la ofrece … es entonces, para mostrar a estos ignorantes, que los cristianos no son lo que son. Supongamos que creemos, amamos, esperamos; es finalmente poner las almas en la confianza, en la amistad, hacerlas de casa, hacer amigos si es posible; para que después de este primer desbroce, otros puedan hacer más el bien a estos pobres. LAC, 3-4-1906 – citado en J.-F. SIX, Itinéraire spirituel de Charles de Foucauld, Seuil, Paris 1958, 320.

Fue entre los tuareg donde Carlos de Foucauld murió el viernes 1 de diciembre de 1916, asesinado por senousitas que habían venido a saquear su residencia y tomarlo como rehén. Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI el 13 de noviembre de 2005 y canonizado por el Papa Francisco el… 2021.

ACTUALIDAD DE LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL DE CARLOS DE FOUCAULD

Una multitud de seguidores

Después de 15 años de ministerio pastoral en el Sahara, Carlos de Foucauld apenas consiguió conversos. Su ardiente deseo de fundar una congregación religiosa para vivir la perfecta imitación de Jesús de Nazaret no tuvo éxito. A pesar de este aparente fracaso, la vida y la muerte del hermano Carlos fueron fructíferas para el Señor. Es así como muchos discípulos de Cristo se inspiran en su experiencia espiritual fundada en la Eucaristía celebrada, adorada y vivida, en la fraternidad universal, en la escucha diaria y la meditación del Evangelio, en el total abandono, y confiando en la voluntad del Padre, en el ardiente deseo de llevar a Cristo a los más pobres y alejados.

La transformación por la Eucaristía

La experiencia espiritual de Carlos de Foucauld es como una luz que el Señor ofrece hoy a su Iglesia para iluminar su progreso. La intensa devoción eucarística que nos comunica es un medio eficaz para vivir nuestras celebraciones y adoraciones eucarísticas en la frescura de la reforma conciliar del Vaticano II. En la escuela del hermano Carlos no se puede participar en la Eucaristía sin vivir una profunda comunión con Cristo que nos abre a todos los hombres, en particular a los más pobres y alejados. Su modelo de adoración eucarística nos invita a escuchar la Palabra de Dios para transformarnos imitando las virtudes de Jesús.

Un modelo de evangelización en una situación de secularismo y de integrismo religioso

La actualidad del hermano Carlos también se expresa en su modelo de evangelización. En medio de un mundo fuertemente musulmán donde no podía invitar abiertamente a creer en Jesús, Carlos de Foucauld quiso proclamar a su Maestro viviendo la bondad y la amistad con todos los que conocía. ¿No es esta presencia fraterna, amigable y amorosa la que necesitamos para dar testimonio de Jesús en nuestro mundo cada vez más secularizado?

El hermano Carlos vio a sus hermanos musulmanes radicalizarse: “Es la islamización del Hoggar, […]… Es un hecho muy serio […] en unos años, si la influencia musulmana tuatiana toma el control, será una hostilidad profunda y duradera… ”, Charles de Foucauld, Correspondances sahariennes, Cerf, Paris 1998, 541. . La actitud del hermano Carlos hacia el fundamentalismo religioso, tan prevalente hoy en día, es más relevante e inspiradora para nosotros que nunca. Ya sea que estemos en diálogo o en amistad con los musulmanes, seamos víctimas del fundamentalismo, necesitamos amistad, diálogo, conocimiento lúcido del otro para “comprenderlo”, amabilidad y ternura para promover la unión de los corazones.

Santo patrón de las periferias y de la fraternidad universal

El Magisterio del papa Francisco nos invita a ir a las periferias existenciales de los hombres para hacer de todas las personas, especialmente las más distantes y excluidas, nuestras hermanas y hermanos. Podemos encontrar en el hermano Carlos el especialista, el santo patrón de las “periferias” y de la fraternidad universal. Esto es lo que vivió y enseñó: “Debemos amar a todos los hombres por igual, ricos y pobres, felices e infelices, sanos y enfermos, buenos y malos, porque todos son miembros del Cuerpo Místico de Jesús (materia próxima o alejada), y por tanto miembros de Jesús, una porción de él, es decir, infinitamente venerable, amable y sagrado ”, C. De Foucauld, Aux plus petits de mes frères, 51-52.

Un amigo celestial que acompaña e interroga

Carlos de Foucauld es sobre todo relevante hoy porque su presencia ante Dios, en la inmensa multitud de santos, es la realización de la fraternidad universal que tanto ha buscado. Su participación en la gloria e intercesión de Cristo lo hace tan presente para nosotros diariamente y activo en nuestra vida y en la de la Iglesia. Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿qué frutos ha dado en mi vida la amistad con el hermano Carlos? ¿Hay aspectos de mi vida que el hermano Charles me llama a cambiar?

¡San Carlos, ruega por nosotros!

San Carlos de Foucauld, ruega por nosotros, ayúdanos a abandonarnos completamente al Padre, “sin medida, con infinita confianza”, porque él es nuestro Padre y tú eres nuestro amigo. San Carlos de Foucauld, ¡ruega por nosotros!

PDF: Text 2, ESP, Biografía