La Revisión de Vida, escuela de fraternidad. Manuel POZO OLLER

Retiro Fraternidad Sacerdotal
Iesus Caritas de España

Galapagar, Madrid, agosto 2022

I ¿Qué dice el Directorio?

«Es, sobre todo, en la Revisión de Vida donde la fraternidad ejerce su función como regla de vida. Se habla mucho de revisión de vida, pero indicando realidades diferentes: distintos intercambios, estudios de Evangelio, revisión de vida apostólica. Para nosotros, en fraternidad, la Revisión de Vida es un acto de fe común, en el que compartimos los acontecimientos, preocupaciones, esperanzas y decepciones, una lectura en común de la vida para descubrir en ella las llamadas del Señor (…)
La Revisión de Vida es, primeramente, una mirada contemplativa a la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas. Y al mismo tiempo, es el medio de una conversión permanente que debe alcanzar también a lo mejor de cada uno, para estar siempre disponibles a las llamadas del Señor, precisamente allí donde no se esperaban, donde no le habíamos visto u oído hasta ahora. La Revisión de Vida nos ayuda a descubrir al Señor siempre más grande, siempre distinto e, incluso, desconcertante para nosotros.
Hay una unidad de proceso entre la Revisión de Vida y los demás medios de la Fraternidad. La Revisión de Vida se prepara preferiblemente en el desierto, siempre en la oración y, si es posible, por escrito. Mejor es no hacerla que improvisarla. Supone un clima de oración, escucha de la Palabra de Dios, atención de unos para con otros. No hay que temer los momentos de silencio. Hay que tener el valor de interrogarse mutuamente, con delicadeza, pero con franqueza, sin miedo a las tensiones y a los posibles enfrentamientos. La falsa amistad es la muerte de las verdaderas revisiones de vida y, por tanto, de la fraternidad.
Hacer Revisión de Vida implica un compromiso de cada uno para la realización de las llamadas recibidas juntos. Cada uno debe sentirse responsable y solidario de los demás.
Una Revisión de Vida auténtica puede introducirnos en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo actuando en nosotros. Y, a veces, nos conducirá hasta el sacramento de la reconciliación».

II Para comprender la RV en cuanto escuela de escucha, discernimiento y fraternidad

Junto con la adoración es el punto fuerte del Retiro.
Tiene como objetivo ayudarnos a tener una visión contemplativa sobre la vida, sobre la realidad. Ver la vida con los ojos de Dios.
No es una mera técnica de encuentro fraternal o de grupo. Trata de educar un corazón contemplativo.

No es, por tanto, ni confesión, ni dirección espiritual. ni herramienta para comprender o interpretar.
Se trata de:
1. Una manera de buscar la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida, hablando con nuestros hermanos para que a partir de la búsqueda puedan ayudarnos a encontrar la voluntad de Dios. No es pedir consejo, sino discernir juntos. Se prepara la RV en la adoración y el silencio
2. Una manera de leer el Evangelio en la vida de los hombres, y una manera de leer el Evangelio en la Iglesia. Leer en los hechos, y en grupo, las mociones del Espíritu.
3. Un encuentro con Jesús hoy, un Jesús que vive en las realidades del mundo y de los hombres de hoy.
4. Una interrogación sobre mi manera de ser y de vivir, a través de lo que viven los otros.
5. Una participación fraternal en la vida de los hermanos.
¿Cómo se prepara?
Se prepara en la adoración y el silencio. Un tiempo de silencio en el que se mezclan hechos de vida y adoración.

III Vida fraternal y RV

En la Fraternidad, la RV debe ser también compartir la manera en que la relectura de la vida nos devuelve a las intuiciones de Carlos de Foucauld y de la Fraternidad: adoración, Evangelio, preocupación por los pobres, y ser hermanos, como Jesús.

* Su fundamento teológico es la experiencia bíblica de que el Señor va compartiendo con su pueblo y los que lo forman su propia historia, haciendo de la historia de cada uno una historia de salvación. Esa mirada contemplativa nos va a ayudar a aprender a ver la doble cara de toda situación. Hay un primer aspecto que vemos, y en el fondo un toque de Dios.
* Además de ser la materia que miramos contemplativamente, es el medio de una conversión permanente. Siempre que vamos a la RV, vamos en una actitud de conversión, dispuestos a ver qué zona de nosotros ha de cambiar, a de los demás, para ayudarles a leer el camino.
* Vivir juntos la RV es vivir una experiencia de Dios, enorme, a través de las situaciones que en la RV vamos presentando: vamos viendo la providencia de Dios y su amistad.
* Por eso a veces provocará una acción de gracias. Otras, una petición de perdón, o petición de ayuda para realizar lo que vemos.
* Son tan importantes las palabras como los silencios. Sin prisa. Hay silencios interesantes, de uno o del grupo, a respetar, para interiorizar, para pedir ayuda, para dejar que cale lo que escuchamos. Hay que respetar el ritmo que nos pide una comunicación seria.

Manuel POZO OLLER, fraternidad de España

PDF: La Revisión de Vida, escuela de fraternidad. Manuel POZO OLLER es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.