Carta de Eric a los hermanos del mundo, 15 octubre 2020

FRATERNIDAD SACERDOTAL IESUS CARITAS

CARTA DE ERIC A LOS HERMANOS DEL MUNDO

Dumaguete Cuty, Filipinas, 15 octubre 2020

Queridos hermanos,

¡Paz y amor fraterno para todos en este momento de pandemia!

Como María de Magdala al anunciar la resurrección de Jesús a los once, me siento humilde pero lleno de gran alegría por las cosas que estoy a punto de contarles. Cristo Resucitado, al preparar a los hermanos para la buena nueva, instruyó a María que “vaya y diga a mis hermanos que deben partir hacia Galilea. Allí me verán “. (Mt.28: 10) Galilea es el lugar elegido por Jesús para ser visto en su apariencia serena pero gloriosa después de su dolorosa travesía. También es un lugar de encuentro transformador y de compromiso renovado para seguirlo más allá del evento de la pasión. Mientras se contaban el uno al otro su ansiedad por el futuro, su confusión y culpa por todas las cosas que habían sucedido, Jesús vino en medio de ellos. Pacientemente los guio a ver con nuevos ojos sus pequeñas historias de desilusión y dolor a la luz de la historia más grande del Reino de Dios. Sólo después de experimentar el perdón y la paz de Dios en Cristo resucitado, los hermanos quedaron marcados permanentemente por una alegría renovada y un coraje intrépido para gritar el Evangelio con la propia vida hasta el propio martirio.

De la misma forma, Jesús nos invita a ir a la Galilea de nuestra comunión fraterna – local, nacional, regional e internacional – y volver a ver el acontecimiento de Cristo en nuestro mundo y en nuestra historia. Con el mismo espíritu, permítanme compartir con ustedes algunas propuestas, llamadas a la reflexión y a la acción frente a nuestras actividades de preparación, celebración y post celebración en relación a la canonización del H. Carlos. Estas propuestas provienen de nuestras reuniones “on line” con el equipo internacional. Es nuestra esperanza que todos vayamos colectiva e individualmente a un espacio de gratitud, alegría y asombro por este regalo. Que el mismo don también engendre renovación, fundamento y nuevo compromiso para nosotros que hemos sido inspirados por la vida y el testimonio del Hno. Carlos. Es importante señalar que estamos celebrando este regalo con los demás miembros de la familia espiritual.

Entonces, ¿cómo vamos a celebrar la canonización del hermano Carlos? Aunque la fecha aún no se ha fijado, sentimos que es importante planificar y organizar nuestra gratitud y alegría. Antes que nada, permítanme plantearles esta pregunta: ¿Qué importancia tiene la canonización del H. Carlos para ti que sigues su espiritualidad? ¿Cómo la entiendes? Permítanme invitarles a mantener esta pregunta por algún tiempo y escuchar muy bien su inspirada valoración del evento. Su discernimiento personal y el de los demás, cuando se comparte y escucha, serviría como una fuente de la cual nuestra planificación creativa del evento podría inspirarse.

Tenemos la firme convicción de que esta canonización no se trata de glorificar al hermano Carlos. Esto es muy contrario a lo que él vivió. Más bien, se trata de afectar y efectuar una renovación en la Iglesia, en nuestro mundo, en el clero construyendo sobre el carisma, la intuición, el mensaje, el legado del hermano Carlos. Hoy nuestra Iglesia, a través del valiente liderazgo del Papa Francisco, avanza hacia la misión en las periferias, la evangelización renovada, el cuidado de nuestra casa común, forjando fraternidades humanas para la paz mundial. La pandemia ha dejado al descubierto un virus más complejo que está infectando una división mayor entre ricos y pobres, aumentando las tensiones entre los líderes clave de nuestro mundo, una economía de mercado que bordea la responsabilidad humana y ecológica, una cultura que se ha vuelto más rápida y volátil con la información digitalizada de alta velocidad. El clero diocesano necesita un icono que inspire una mayor radicalidad en la vivencia del Evangelio y una espiritualidad que fundamente nuestro ministerio en las formas no convencionales de Jesús en Nazaret. El hermano Carlos siempre ha sido y siempre será un testigo apuntando a Jesús. Después de vivir lo que creía apasionadamente, se nos invita a emprender el camino que él recorrió con el mismo amor e intensidad hasta nuestro último aliento.

Entonces, aquí están nuestras humildes propuestas:

Que la canonización no sea meramente un evento de un día, sino un proceso prolongado en el cual distinguimos tres fases diferentes: PREPARACIÓN; CELEBRACION; PERÍODO DESPUÉS DE LA CANONIZACIÓN;

Que invitamos a todo laico, religioso, religiosa, diácono, sacerdote, obispo a participar en nuestros procesos locales, nacionales, regionales e internacionales de reflexión, oración y acción, y, si es posible, junto con los demás miembros de la familia espiritual;

Que en nuestra Fase de Preparación, nos guiemos por los siguientes temas para la reflexión y el discernimiento personal y comunitario:

• La situación de los pobres en nuestro mundo de hoy (por Fernando Tapia);
• La biografía del hermano Carlos y su vigencia hoy (por Honore Savadogo);
• Elementos esenciales de la espiritualidad inspirada en el hermano Carlos y su actualidad (por Tony Llanes);
• Nuestra manera de evangelizar inspirada en el testimonio del hermano Carlos (por Fernando Tapia);
• Diálogo interreligioso en la vida e intuiciones del hermano Carlos (por Francois Berjonneau).

Estos temas estarán disponibles semanalmente en nuestra página de internet www.iesuscaritas.org . Leemos, reflexionamos, oramos y somos movidos a la acción por estas joyas del Hermano Carlos. Permítanme hacer un humilde llamado a los Responsables Continentales a motivar a los Responsables Nacionales y Locales que consulten estos documentos en nuestra página, de tal modo que todos podamos beber juntos del mismo pozo.

Que nuestras reflexiones den a luz liturgias creativas y acciones misioneras y solidarias en las periferias a nivel local, nacional, regional o continental que se podrían hacer, si es posible, en colaboración con los demás miembros de la Familia Espiritual;

Que la Asociación de la Familia Espiritual del Hno. Carlos organice una vigilia en la víspera de la canonización en Roma y que en el día después de la canonización en San Pedro, haya una Misa de acción de gracias presidida por Mons. John MacWilliam, obispo del Sahara. Más detalles serán anunciados tan pronto como la fecha sea fijada.

Que en el período posterior a la canonización, nosotros celosamente anunciemos al Hno. Carlos y su espiritualidad, organizando Semanas de Nazaret para jóvenes y para sacerdotes que estén interesados y facilitando Meses de Nazaret internacionales, por lengua.

Muchas gracias. Que nuestro Hermano Universal, San Carlos de Foucauld, interceda por nosotros para que podamos ser renovados como sacerdotes diocesanos misioneros y valientes discípulos de Jesús de Nazaret hoy.

Les envío el fraternal afecto de los miembros del Equipo Internacional.

Su hermano servidor,

Eric LOZADA

PDF: Carta de Eric a los hermanos del mundo, 15 octubre 2020 esp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.