CARTA DE RUDY, Polonia, julio 2017

CARTA DE RUDY, FRATERNIDAD SACERDOTAL IESUS CARITAS
MENSAJE DE LA ASAMBLEA EUROPEA EN RUDY, POLONIA
12 – 19 de julio de 2017

« Czes’c’ » (pronunciado « Tchech’tch’ ») : con este saludo polaco queremos unirnos a vosotros, las fraternidades de Europa, y enviaros este mensaje, fruto de nuestros trabajos, y también de nuestra oración. Gracias a nuestros diálogos y a los encuentros en diversas parroquias nos hemos acercado a la realidad del país y de su Iglesia, y ha resonado el tema de nuestra asamblea : « Sacerdotes diocesanos misionaros, inspirados por el testimonio de Carlos de FOUCAULD ».

EN UN CONTEXTO EUROPEO DE SECULARIZACIÓN

El Evangelio de la segunda jornada de la Asamblea, propuesta por la liturgia, da el tono de nuestro mensaje: «He aquí que os mando como ovejas en medio de lobos… ser astutos como serpientes y sencillos como palomas…» (Mt 10,16)

Cada uno de nuestros países, con ritmos diferentes, constata el fenómeno de la secularización : disminuye el ir a la iglesia, la evolución de los valores, las leyes civiles que se distancian de la tradición cristiana… En una palabra : lo religioso no está de moda. ¿Las comunidades y los curas están comprometidos en esta tarea y deben situarse, aceptarla o rechazarla ? ¿Contemporizar o comprometerse ? El estatus del cura sufre : identidad que se trastorna, posición social desclasada, autoridad relativa… se comprende así por qué los jóvenes son reacios a participar de una manera tan insegura y comprometerse a largo plazo.

Como miembros de la Fraternidad Iesus Caritas no nos libramos de esta secularización, que marca hasta nuestro modo de vida y nuestra misión. Nos preguntamos : ¿cómo transmitir una tradición, una Palabra en el hoy secularizado ? Carlos de FOUCAULD, él mismo, fue más lejos, pero hoy nuestra misión comienza ante la puerta del vecino.

La astucia de la serpiente y el candor de la paloma son necesarios para la misión y hacer un camino de escucha y de preparación: “hacer su diccionario”, tomar en cuenta la cultura en su lugar lleva tiempo y no tenemos mucho…

SACERDOTES DIOCESANOS EN UNA IGLESIA MISIONERA

Nuestros intercambios nos hablan de que en la mayor parte de nuestros paises el desarrollo de la secularización, del consumismo y del individualismo hacen una evangelización difícil, al mismo tiempo que necesaria, y que muchas iniciativas surgieron alrededor del lugar de encuentro entorno a la Palabra de Dios, de una vida fraterna de la parroquia y de la preocupación por las “periferias”.

Reconocer y promover el papel de los laicos en la evangelización es una necesidad.

En algunas diócesis, los obispos alientan a la creación de grupos que tienen como primera tarea de promoción de la formación de los bautizados, para profundizar en su comprensión de la fe y su vida espiritual. A largo plazo, estos grupos de evangelización pueden centrarse en el objetivo de alcanzar una comunidad más amplia, especialmente con otros creyentes, no por proselitismo sino para promover comprensión recíproca, hospitalidad y así comunicar la alegría del Evangelio.

Como consecuencia de la falta de sacerdotes, llegaron en muchas de nuestras diócesis sacerdotes que vinieron de África o la India para trabajar en la evangelización. Con un buen apoyo para ayudarles a entender la cultura que les da la bienvenida, su presencia puede ser una gran bendición para la iglesia, en lugares donde las Asambleas ya son multiculturales.

Esta falta de sacerdotes también condujo a la fusión de las parroquias, que dan a las personas la oportunidad de asumir mayores responsabilidades en el campo de la evangelización, como también en los distintos servicios. Pero es necesario un esfuerzo para identificar mejor los talentos y los valores de unos y otros.

Muchos caminos fructíferos se han realizado con los jóvenes, como la Jornada Mundial de la Juventud u otras iniciativas en las diócesis. Vale la pena, sin duda, dedicar energía y tiempo en el servicio a los jóvenes, ayudándoles a discernir formas de afrontar la presión del consumismo. Pero eso no nos hace olvidar la necesidad de formar a adultos y darles mayor autonomía.

Somos cada vez más conscientes de que la evangelización no se produce para empezar en nuestras iglesias, sino en lugares públicos. Hay ejemplos que compartimos con iniciativas en centros comerciales o en otros espacios públicos, en la búsqueda de llegar a un público más amplio.

Las diversas intervenciones en nuestra Asamblea nos hablan de que los sacerdotes deben apoyar, capacitar a los fieles laicos en la obra de evangelización y colaborar con ellos. Del mismo modo, sacerdotes y laicos evangelizan más efectivamente cuando la alegría del Evangelio se refleja en nuestras propias vidas.

INSPIRADOS POR EL TESTIMONIO DEL HERMANO CARLOS

La radicalidad evangélica de Carlos de FOUCAULD, patente en la oración de contemplación y adoración, la opción por la pobreza, así como su deseo de ser como Jesús en Nazaret, nos pone frente a la “debilidad de Dios’ y y nos ayuda ante las llamadas pastorales.

El testimonio del hermano Carlos nos ayuda a ser curas

. que aprenden a volver al Evangelio para impregnarse del espíritu de Jesús

. que escogen la sencillez de vida hasta la pobreza para manifestar sobre todo el « trabajo » del grano de trigo que cae a tierra (cf Jn 12,24) : el verdadero éxito de Dios se muestra en su despojarse. La invitación a ir a las periferias existenciales, a hacerse solidario con los pobres, más cercanos a los pequeños y crucificados de la historia. La fraternidad universal tiene su raíz en la obediencia a Dios Padre y a los hermanos pobres que nos muestra Jesús ; el pobre es un verdadero « lugar teológico » de la proximidad de Dios y nos lleva hasta la adoración.

. que aprenden a escuchar : primero a Jesús, que nos habla en su Evangelio, en la eucaristía y en el silencio del desierto, y también en el hombre, para dejarse evangelizar en el encuentro con una humanidad marcada por la presencia del Espíritu. Nos podemos dejar convertir en este sentido por el icono de la Visitación. La escucha del otro y de su vida nos piden espera en el don recíproco de una presencia humana y amistosa. El tiempo de estar a la escucha y el encuentro en la amistad es un tiempo importante y precioso para despejar el terreno antes de echar la semilla del Evangelio. Con esta actitud tendremos un papel significativo ahora y en un futuro con los hermanos del Islam, muy presentes en la mayor parte de nuestros paises.

. que se comprometen a vivir una fraternidad sacerdotal como lugar providencial para discernir la voluntad de Dios (revisión de vida) y para ayudarse a vivir un apostolado discreto, despojado de grandes medios, poniendo toda la confianza en Jesús, y a aceptar el último lugar, el que Jesús habría escogido.

ANTE LA FALTA DE VOCACIONES

En la mayoría de los países de Europa, la disminución en el número de candidatos para el ministerio de los sacerdotes es muy importante. Se explica por el contexto general de secularización, como también desde una cultura de la inmediatez: libertad sin compromiso, la autonomía sin responsabilidad, la falta de silencio. También hay, sin embargo, muchos jóvenes con gran generosidad.

Nuestra respuesta para favorecer la acogida de la llamada de Dios pasa por el testimonio de nuestra propia vida de cura : ¿qué lugar hay en ella para el silencio, el desierto ? ¿Qué contacto y trato con los jóvenes tiene esa vida para una escucha y acompañamiento ?

Las comunidades que viven verdaderamente de la presencia del Señor resucitado son el mejor terreno para las vocaciones, y el ejemplo del bienaventurado Carlos de FOUCAULD, cuya vida fue fecundada durante mucho tiempo, un estímulo.

LLAMADOS A UNA VIDA SENCILLA

La encíclica del papa Francisco Laudato si tiene que ponerse en marcha. Frente a la tentación del consumismo y la acumulación, es necesaria una educación para el compartir. Para ser solidarios, nosotros, como curas, debemos llevar una vida si no de pobre de solemnidad, sí sencilla, que nos haga accesibles a todos.

Laudato si nos invita a una « sobriedad feliz » y nos anima a buenos gestos : reciclar, separar residuos, economizar el agua, la energía y las materias primas ; ir más en transportes públicos, comprar en comercio justo… Pero la encíclica quiere promover, sobre todo, una « ecología integral », que dé prioridad a los intereses de la « casa común ». En este sentido, la crisis actual y la acogida de refugiados nos interpela y no podemos quedarnos inactivos.

Nuestra Asamblea Europea ha tenido también la tarea de elegir por seis años al nuevo responsable : Kuno KOHN, de Hamburgo, en Alemania, que fue elegido, y él aceptó esta misión que le confiamos. Agradecimos a John McEVOY (de Irlanda) su responsabilidad durante los seis años anteriores.

Nuestra próxima Asamblea será en 2020 y tendrá lugar en Inglaterra.

PDF: CARTA DE RUDY, Polonia, julio 2017, esp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*