Carta de Bangalore, equipo inter, 17 enero 2018

Queridos hermanos, desde Bangalore, India, os enviamos nuestro saludo fraterno y queremos compartir con vosotros el trabajo que hemos realizado.

Es nuestra primera reunión sin Félix, cuya memoria celebramos, pero él nos ha ayudado desde el cielo.

Nos sentimos contentos por haber conseguido el objetivo de esta reunión, a pesar de las diversas dificultades que hemos tenido. Emmanuel y Honoré no han podido estar con nosotros porque no consiguieron su visado a la India. Con los dos nos hemos comunicado frecuentemente. Pero nos han acompañado algunos días Prakash, India, y Philippe, Corea, ambos del equipo continental de Asia, Tampoco pudo venir Arthur, de Pakistán, responsable de Asia, al no tener visado.

Todo el trabajo ha sido programado para preparar la asamblea mundial de enero de 2019. En principio iba a ser en Bangalore, por eso nuestra presencia aquí, pero finalmente será en Filipinas, a causa de los visados para bastantes hermanos.

Los hermanos de Bangalore nos han cuidado en todo momento, primero en el Shanti Sadhana Trust, un centro de espiritualidad franciscana de los capuchinos, y luego en el Ashirvad de los jesuitas. Nuestro hermano Alphonse, responsable de la India, ha sido un ángel de la guarda del equipo internacional, preocupándose siempre por nosotros: transportes, necesidades, contactos. Gracias, Alphonse, por todo y gracias a los hermanos indios.

En el trabajo diario para preparar la asamblea hemos valorado las realidades de los continentes, el funcionamiento de las fraternidades, las asambleas continentales, el Mes de Nazaret, las alegrías, problemas y desafíos de todos los hermanos del mundo.

Mark ha realizado un balance económico de la fraternidad y ha hecho un presupuesto global para la próxima asamblea de 2019, que se enviará a los responsables regionales. Esperamos de todas las regiones vuestras ayudas para ayudar a algunos hermanos en su viaje a Filipinas.

Hemos elaborado un programa completo y horario para la asamblea, día por día y hora por hora, con la metodología y personas encargadas para cada momento. No ha sido un trabajo difícil, porque lo hemos hecho con espíritu de equipo, teniendo muy claro el objetivo de la asamblea 2019: “Profundizar y actualizar la identidad misionera del presbítero diocesano a la luz del testimonio de Carlos de FOUCAULD, contemplativo y portador de la Buena Noticia de Jesús”.

El cuestionario de Bangalore, dado a conocer hace más de un año, no ha tenido mucha respuesta. Bastantes países no han respondido, y pensamos que es tarea de los responsables continentales y regionales motivar a todos los hermanos en esta preparación. Por eso en marzo se va a relanzar el cuestionario (Cuestionario de Filipinas) para que lo trabajemos en Filipinas en grupos continentales, y sea el fruto de lo que vive la mayoría y no sólo unos pocos.

Las grandes diferencias sociales y eclesiales de unos continentes y otros nos animan con más fuerza a sentir que el mensaje de fraternidad universal de Carlos de FOUCAULD es una guía en nuestro camino. Los profundos desafíos ante los fundamentalismos que se viven dentro y fuera de la Iglesia, la falta de diálogo político e inter-religioso, las amenazas de una guerra nuclear, el camino hacia una pobreza generalizada en muchos países a causa de la corrupción y de multinacionales explotadoras, con la degradación del planeta, la realidad de la mujer maltratada en muchas partes del mundo, el drama de los refugiados… Todo ello nos nos puede dejar indiferentes. Carlos de FOUCAULD y nuestro papa Francisco nos están animando a tomar posturas serias y proféticas en esta humanidad herida y sufriente.

Nuestra asamblea de Filipinas es un punto más a favor de la paz, y de una Iglesia llamada a salir de sí misma, enviada a las periferias. De ahí que queramos profundizar en la esencia misionera de nuestro ministerio y favorecer una cultura de la esperanza.

En Bangalore hemos compartido, como familia de Carlos de FOUCAULD, momentos de encuentro con las hermanitas de Jesús, la fraternidad secular, un hermano de Jesús y otro hermano del Evangelio, la fraternidad sacerdotal. Nos hemos sentido familia de hombres y mujeres con quienes compartimos un camino en común,

Visitamos al arzobispo de Bangalore, Bernard MORAS, conociendo de cerca realidades y problemas de la diócesis, como también tuvimos contacto con el clero diocesano en algunas parroquias. Fue importante nuestro encuentro con la fraternidades sacerdotales en la parroquia de Joseph, anterior responsable de la India, en la eucaristía, el diálogo y la cena compartida.

Como equipo internacional hemos vivido ser una fraternidad en la oración, la adoración y la eucaristía. Mark ha coordinado este aspecto. También el compartir un trabajo de preparación para la asamblea 2019 -que es lo que más tiempo nos ha ocupado-, es un signo de fraternidad y de estar a las escucha los unos de los otros, de apoyarnos y de ayudarnos. Lo hemos vivido con alegría, para servir a todos los hermanos.

La contaminación, el ruido permanente de Bangalore, con un tráfico impresionante de vehículos, los seis millones de seres humanos de esta ciudad, dejarnos querer por Alphonse, con sus mil detalles y preocupaciones, ha sido nuestro Nazaret, que nos ha hecho salir de nuestro esquema cómodo y confortable habitual.

En marzo recibiréis el Cuestionario actualizado de Filipinas, que también se publicará en nuestra página, con la carta de convocatoria y la inscripción.

Durante este año habrá bastantes comunicaciones a los responsables para que nuestra asamblea en Filipinas consiga el objetivo planteado.

Comunicamos con alegría que la nueva fraternidad de Haití ha sido aceptada como fraternidad sacerdotal tras los dos años de tiempo de prueba. Bienvenidos Jonas y hermanos de Haití. También estamos en contacto con sacerdotes de Venezuela para la posibilidad de formar una fraternidad allí.

Con mucha esperanza y alegría el equipo internacional ponemos nuestro esfuerzo para que este año de preparación de la asamblea mundial sea cosa de todos, en bien de las personas, de la fraternidad, de la Iglesia, de la gente con la que estamos. Es nuestra misión encontrar y anunciar a Jesús en el estilo de Nazaret, contemplativos y misioneros.

Gracias de nuevo a los hermanos de la India, y gracias a los hermanos filipinos por decir SÍ para poder celebrar en Filipinas nuestra próxima asamblea mundial.

Desde este momento todos los hermanos debemos comprometernos con este trabajo. Los hermanos mayores o enfermos, con su oración; los más en la acción, con sus aportaciones. Gracias. Todos aprendemos de todos y ninguno somos maestros de nadie. Tenemos un solo Maestro, que es Jesús.

Un gran abrazo de

Mark, Mauricio, Aurelio y Jean-François

Bangalore, India, 17 de enero 2018

 

 

PDF: Carta de Bangalore, equipo inter, 17 enero 2018, esp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*