Resumen cuestionario Castelfranco 2015

(RESUMEN de las aportaciones llegadas desde Brasil, Vietnam, Argelia, Túnez, Tchad, Camerún, República Centroafricana, Irlanda, Francia, Malta y España)

Encuentro de responsables de las fraternidades de Carlos de FOUCAULD.

CASTELFRANCO, Italia, abril 2015

Tema: CARLOS DE FOUCAULD, EL HOMBRE QUE ORA, EL HOMBRE QUE TRABAJA, ¿CÓMO NOS INTERPELA HOY DÍA?
1.- Cada grupo y cada persona tiene una manera de vivir el trabajo… ¿Cómo vive nuestro grupo el trabajo en los diferentes contextos? ¿En qué sentido?

Como sacerdotes, tenemos que hacer de todo. Es nuestra misión. Lo más importante es servir a nuestro pueblo, dando tiempo, salud, energía… Todo esto para construir el Reino, un mundo mejor, para que las personas sean felices, a pesar las graves dificultades que se viven en algunos países.

Hacer las cosas con alegría, incluso cuando estamos cansados o desbordados por el trabajo.

2.- (Opcional) ¿Quién soy yo cuando no me dedico a mi profesión, cuando estoy jubilado, en el paro, enfermo…?

Tenemos que vivir a Jesús y su mensaje del evangelio en el momento presente. Para nosotros no hay jubilación, y cuando hay enfermedad, ancianidad, distintas fuerzas de cuando se es joven: contemplando a Dios presente en la vida, las personas, los acontecimientos. Es la etapa de la vida donde la Oración del Abandono tiene más sentido.

3.- Para nosotros, ¿cuál es el nexo entre el trabajo y la oración?

Ser compañero y dejarnos acompañar. La oración es la fuente para el trabajo, para abordar las cosas de cada día con espíritu nuevo, con alegría e ilusión.

Debemos dejarnos trabajar por Jesús: esto nos llega desde la adoración, la celebración de la eucaristía, el estar a la escucha de la Palabra y las llamadas de los hermanos en la revisión de vida o en nuestros encuentros.

No podemos anteponer una cosa a otra: las dos son parte de nuestra vida, y a veces cuesta tener el tiempo y el silencio imprescindibles para llevar una vida de oración que nos haga más amigos de Jesús y de los demás. En Lc 10,38-42 Marta y María, desde el evangelio, nos enseñan a estar con Jesús y a trabajar con amor. En resumen, dejarnos trabajar por Jesús.

4.- ¿Cómo la oración y el trabajo conforman nuestras fraternidades o comunidades y cómo conforman a cada uno de nosotros? ¿En qué sentido la oración y el trabajo son expresión de nuestra encarnación?

Tenemos una necesidad clara de la fraternidad, de los hermanos, de sus vidas y de sus palabras. La fraternidad es una fuente de oración; Carlos de FOUCAULD, un modelo de amistad con Jesús y de encarnación; el trabajo manual, social, pastoral, de acompañamiento, de lucha por los derechos humanos, se sostiene con una vida de oración y de amistad con Jesús. Esto nos lleva a creer en la fraternidad universal que sueña Jesús y que sueña el hermano Carlos. Por eso, para nosotros, la encarnación es el testimonio de vida que debemos dar, sin huir de las situaciones humanas que no nos gustan, porque somos parte de ellas.

Tenemos que compartir la realidad de la gente, y no imponer nuestras leyes.

El trabajo y la oración nos van transformando como portadores de paz y de alegría en los pueblos donde estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*